Remja's
  • Register


Séptima Reunión

Washington D.C Estados Unidos, 28 al 30 abril 2008
OEA/Ser.K/XXXIV.7.1
REMJA-VII/doc.6/08 rev. 1
30 abril 2008
Original: español

* El Documento sobre el Proceso de las REMJA (Documento de Washington) fue aprobado por consenso en la sesión plenaria celebrada el dí­a 30 de abril de 2008, en el marco de la Séptima Reunión de Ministros de Justicia u otros Ministros, Procuradores o Fiscales Generales de las Américas (REMJA VII) celebrada en la sede de la OEA en Washington D.C., Estados Unidos de América, de conformidad con lo dispuesto en el capí­tulo X, numeral 2, de las Conclusiones y Recomendaciones de la REMJA VI (REMJA-VI/doc. 21/06 rev. 1) y de las Resoluciones AG/RES.
2228 (XXXVI-O/06) y AG/RES. 2266 (XXXVII-O/07) de la Asamblea General y CP/RES. 929 (1629/08) del ConsejoPermanente de la OEA.

I. ALCANCE DEL DOCUMENTO

1. Alcance del Documento. El presente Documento (en adelante, el Documento) regirá el proceso de las REMJA. Para estos efectos, se referirá a su denominación, integración y funciones; organización y funcionamiento; grupos de trabajo y reuniones técnicas; relaciones con órganos, organismos, entidades y mecanismos de la OEA; relaciones con otros procesos de cooperación; relaciones con el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA); Secretarí­a; y disposiciones finales.

Las REMJA cumplirán sus funciones en el marco de los propósitos, principios y demás normas pertinentes de la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En relación con los aspectos no previstos en este Documento, se aplicarán, en lo pertinente y en su orden, las disposiciones del Reglamento de la Asamblea General y del Consejo Permanente de la OEA.

El presente Documento se conocerá como Documento de Washington.

II. DENOMINACIÓN, INTEGRACIÓN Y FUNCIONES DE LAS REMJA

2. Denominación. Para todos los efectos a que hubiere lugar, el proceso a que se refiere el presente Documento se denominará "Reuniones de Ministros de Justicia u otros Ministros, Procuradores o Fiscales Generales de las Américas (REMJA)".

3. Integración. En las REMJA participarán los Ministros de Justicia u otros Ministros, Procuradores o Fiscales Generales de los Estados Miembros de la OEA que tengan responsabilidades en cooperación jurí­dica internacional principalmente en materia penal.

De las delegaciones que participen en las REMJA también podrán hacer parte los representantes, asesores y demás miembros que los Estados acrediten.

Los Estados, por intermedio de sus Misiones Permanentes ante la OEA, comunicarán por escrito a la Secretarí­a la integración de sus respectivas delegaciones, señalando el jefe de la misma.

4. Funciones. Las REMJA tendrán las siguientes funciones:

a) Servir de foro hemisférico para el intercambio de información y experiencias, la coordinación de polí­ticas públicas y la consolidación y el fortalecimiento de la cooperación en las áreas de competencia de las autoridades que participan en estas reuniones.

b) Formular recomendaciones a los Estados Miembros de la OEA con el fin de que las polí­ticas públicas y las acciones de cooperación entre ellos, en las áreas de competencia de las autoridades que participan en las REMJA, sean cada vez más eficaces, eficientes y expeditas.

c) Dar seguimiento a sus recomendaciones y para estos efectos, cuando sea necesario, asignar mandatos especí­ficos a grupos de trabajo o reuniones técnicas, los cuales deberán informarles sobre los resultados alcanzados en su desarrollo entre una y otra reunión de las REMJA.

d) Continuar dando seguimiento y autorizar la realización de trabajos bajo mandatos en curso, que son objeto de recomendaciones de las REMJA celebradas antes de la aprobación de este documento.

e) Promover el fortalecimiento de la coordinación y cooperación entre las REMJA y otros órganos, organismos, entidades y mecanismos de la OEA y, para estos efectos, formular recomendaciones y hacerles el seguimiento que estimen pertinentes.

f) Promover y facilitar la coordinación y colaboración entre las REMJA y otros procesos de cooperación internacional en las áreas de competencia de las autoridades que participan en las REMJA.

g) Cumplir las atribuciones que les corresponden en relación con el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), de acuerdo con sus respectivos Estatuto y Reglamento y las disposiciones que los reformen, complementen o desarrollen.

h) Las demás que fueren necesarias para mejorar y consolidar el intercambio de información y experiencias, la coordinación de polí­ticas públicas y la consolidación y el fortalecimiento de la cooperación internacional en las áreas de competencia de las autoridades que participan en las REMJA.

III. ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO

5. Periodicidad, sede y convocatoria de las reuniones. Las REMJA se llevarán a cabo bienalmente.

Teniendo en cuenta los ofrecimientos hechos por los Estados, en cada una de las REMJA se determinará la sede de la siguiente.

En caso de que lo anterior no ocurra, los Estados podrán hacer ofrecimientos de sede para una de las REMJA mediante comunicación escrita dirigida al Secretario General de la OEA, quien informará al respecto a todos los Estados Miembros de la OEA a través de sus Misiones Permanentes ante la Organización.

Si no hubiere ofrecimientos de sede para la celebración de una de estas reuniones o por cualquier motivo ella no pudiere celebrarse en el lugar escogido, ésta se llevará a cabo en la sede de la Secretarí­a General de la OEA.

La Asamblea General o, en su defecto, el Consejo Permanente de la OEA, mediante resolución, convocarán formalmente cada una de las REMJA y fijarán la fecha y, en los casos a que se refieren los dos párrafos inmediatamente anteriores, también la sede de la respectiva reunión.

6. Presidencia y Vicepresidencias. Una vez se convoque formalmente una de las REMJA de acuerdo con lo previsto en el último párrafo de la disposición anterior, el Estado que vaya a ser sede de la misma asumirá la Presidencia y convocará a las reuniones preparatorias a que se refiere la disposición 8 del presente Documento.

En caso de que una de las REMJA se vaya a llevar a cabo en la sede de la Secretarí­a General de la OEA, el Estado que tenga la Presidencia continuará en el ejercicio de la misma y convocará las reuniones preparatorias previstas en la disposición 8 de este Documento. En este evento, al comienzo de la respectiva REMJA se elegirá la Presidencia de la misma.

Asimismo, al comienzo de la respectiva REMJA se elegirán las Vicepresidencias de la misma, las cuales tendrán como función reemplazar a la Presidencia en caso de impedimento de ésta.

7. Funciones de la Presidencia. La Presidencia tendrá las siguientes funciones:

a) Representar a las REMJA ante los órganos de la OEA y en las reuniones, actos o ceremonias en que sea invitada en tal calidad.

b) Coordinar con la Secretarí­a la preparación, desarrollo y seguimiento de las REMJA.

c) Convocar a las reuniones preparatorias y presentar a consideración de las mismas las propuestas de temario y documentos propios de las REMJA, con el apoyo técnico de la Secretarí­a.

d) Abrir y clausurar todas las sesiones y dirigir los debates.

e) Someter a consideración las materias que figuren en el temario aprobado para cada una de las REMJA.

f) Decidir los puntos de orden que se susciten durante las deliberaciones.

g) Someter a consideración los puntos en debate que requieran decisión, de acuerdo con lo previsto en la disposición 10 de este Documento, y anunciar los resultados.

h) Las demás que le confiera este Documento y las REMJA de acuerdo con la naturaleza de sus responsabilidades.

8. Reuniones preparatorias. De conformidad con lo previsto en la disposición 6 de este Documento, se convocará a reuniones preparatorias de cada una de las REMJA con suficiente antelación a la fecha prevista para su celebración, de tal forma que las autoridades de las REMJA consideren enviar a sus representantes.

En las reuniones preparatorias se acordarán los proyectos de temario, calendario y conclusiones y recomendaciones de la respectiva REMJA. Para estos efectos, en las reuniones preparatorias se acordarán los plazos dentro de los cuales los Estados, por intermedio de sus Misiones Permanentes ante la OEA, podrán presentar por escrito propuestas en relación con estos documentos.

Siempre que sea posible y si fuere necesario, se podrá acordar que la última reunión preparatoria se realice durante el dí­a o dí­as inmediatamente anteriores al comienzo de la respectiva REMJA.

Para la adopción de las decisiones en las reuniones preparatorias se aplicará, en lo pertinente, lo previsto en las disposiciones 9 y 10 del presente Documento.

9. Quórum. El quórum para sesionar en las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, se constituirá con la presencia de un tercio de los Estados Miembros de la OEA.

El quórum para los acuerdos a que se refiere la siguiente disposición se constituirá con la presencia de la mayorí­a de los representantes de los Estados Miembros de la OEA.

10. Acuerdos. Los acuerdos a que lleguen las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, se denominarán "recomendaciones" y tendrán dicho carácter.

Como regla general, las "recomendaciones" y demás documentos que se consideren en las reuniones se adoptarán por consenso. En caso de que se presenten controversias en relación con alguna materia, la Presidencia interpondrá sus buenos oficios y realizará todas las gestiones a su alcance para obtener el consenso. Una vez que la Presidencia considere agotada esta etapa y no se logre el consenso, el tema podrá ser sometido a votación. En este último caso, cada delegación tendrá derecho a un voto y la decisión correspondiente se tomará por mayorí­a simple de votos de las delegaciones presentes.

La implementación de recomendaciones que pudieran llegar a significar gastos para la OEA estará sujeta a la consideración que de tales gastos hagan las instancias competentes de la OEA, de acuerdo con las disposiciones y procedimientos establecidos en el marco de la Organización.

11. Participación de Estados Observadores Permanentes. Los Estados Observadores Permanentes ante la OEA podrán participar en las REMJA en tal carácter para lo cual informarán la integración de su respectiva delegación, mediante comunicación escrita transmitida por conducto de la Secretarí­a.

12. Participación de órganos, organismos, entidades, mecanismos y grupos de trabajo de la OEA. Los órganos, organismos, entidades, mecanismos y grupos de trabajo de la OEA cuyas esferas de competencia estén relacionadas con los temas de que tratan las REMJA, podrán participar, en calidad de observadores, en las REMJA.

13. Participación de organismos internacionales. Para la participación de otros organismos internacionales en las REMJA se aplicarán, en lo pertinente, las disposiciones del Reglamento de la Asamblea General de la OEA.

14. Participación de organizaciones de la sociedad civil. Las organizaciones de la sociedad civil, debidamente registradas de acuerdo con las "Directrices para la participación de las Organizaciones de la Sociedad Civil en las Actividades de la OEA" (CP/RES. 759 (1217/99) y las "Estrategias para incrementar y fortalecer la participación de las Organizaciones de la Sociedad Civil en las Actividades de la OEA" (CP/RES. 840 (1361/03), podrán participar, en calidad de observadores, en las REMJA.

IV. GRUPOS DE TRABAJO Y REUNIONES TÉCNICAS

15. Grupos de trabajo. Para el seguimiento de sus recomendaciones, las REMJA podrán establecer grupos de trabajo.

Son actualmente grupos de trabajo de las REMJA los siguientes:

a) El Grupo de Trabajo en Asistencia Mutua Penal y Extradición, el cual estará integrado por las autoridades centrales y de cooperación jurí­dica internacional y otros expertos gubernamentales con responsabilidades en asistencia mutua penal y extradición de los Estados Miembros de la OEA.

b) El Grupo de Trabajo en Delito Cibernético, el cual estará integrado por los expertos gubernamentales, con responsabilidades en este campo o en materia de cooperación internacional para la investigación y persecución del delito cibernético, de los Estados Miembros de la OEA.

c) El Grupo de Trabajo en Polí­ticas Penitenciarias y Carcelarias, el cual estará integrado por las autoridades responsables de las polí­ticas en esta materia de los Estados Miembros de la OEA.

d) El Grupo de Trabajo en Ciencias Forenses, el cual estará integrado por los expertos gubernamentales con responsabilidades en esta materia de los Estados Miembros de la OEA

En la reunión en que se establezca un grupo de trabajo y en cada una de las siguientes mientras se considere que el mismo deba mantenerse, la respectiva REMJA le asignará mandatos especí­ficos para que los desarrolle entre dicha reunión y la siguiente, en la cual el correspondiente grupo de trabajo deberá informar sobre los resultados alcanzados en relación con tales mandatos.

El mandato de los grupos de trabajo expirará cuando, en opinión de las REMJA, hubiesen cumplido con su cometido o cuando las REMJA así­ lo determinen.

16. Funciones de los grupos de trabajo. Los grupos de trabajo tendrán las siguientes funciones:

a) Considerar e implementar los mandatos que reciban de las REMJA en el área de su competencia.

b) Informar a las REMJA sobre los avances dados en el desarrollo de los mandatos a que se refiere el párrafo anterior.

c) Servir de marco para facilitar el intercambio de información y de experiencias y fortalecer la cooperación entre las autoridades que participan en los mismos en representación de los Estados Miembros de la OEA.

d) Considerar y formular recomendaciones para que sean consideradas por las REMJA con el fin de mejorar y fortalecer la cooperación, en las áreas de su competencia, entre los Estados Miembros de la OEA.

e) Considerar y formular recomendaciones para que sean consideradas por las REMJA con el fin de promover o fortalecer el intercambio de información y la cooperación con Estados no miembros de la OEA o con otras organizaciones o mecanismos internacionales de cooperación en las materias a que se refieran sus mandatos.

f) Las demás que les asignen las REMJA de acuerdo con el ámbito de sus competencias.

17. Periodicidad, sede y convocatoria de las reuniones de los grupos de trabajo. Los grupos de trabajo se reunirán por lo menos una vez entre una y otra REMJA.

Las reuniones de los grupos de trabajo tendrán lugar en la sede de la Secretarí­a General de la OEA, a menos que un Estado ofrezca sede para una determinada reunión.

El Consejo Permanente de la OEA, mediante resolución, convocará formalmente a las reuniones de los grupos de trabajo y fijará la fecha y sede de las mismas, en consulta con la Presidencia del grupo de trabajo.

18. Presidencia y Vicepresidencia de los grupos de trabajo. Una vez se convoque formalmente una reunión de un grupo de trabajo de acuerdo con lo previsto en el último párrafo de la disposición anterior, si ella va a tener lugar en la sede de la Secretarí­a General de la OEA, el Estado que ejerza la Presidencia coordinará la preparación de la misma con el apoyo de la Secretarí­a. En este caso, al comienzo de la respectiva reunión del grupo de trabajo se elegirá la Presidencia. En los casos en que exista una decisión preexistente sobre la Presidencia y Vicepresidencia de uno de los grupos de trabajo seí±alados en el párrafo 15, antes de la entrada en vigor de la estructura propuesta en este documento, el grupo de trabajo pertinente dará debida consideración a esta decisión en la elección de su Presidencia y Vicepresidencia.

En caso de que la reunión de un grupo de trabajo vaya a tener lugar fuera de la sede de la Secretarí­a General de la OEA, una vez se convoque formalmente la respectiva reunión de acuerdo con lo previsto en el último párrafo de la disposición anterior, el Estado que vaya a ser sede de la misma asumirá la Presidencia del grupo y coordinará la preparación de la reunión con el apoyo de la Secretarí­a.

Cuando se trate de la primera reunión de un grupo de trabajo, en ella se elegirá su Presidencia. En este caso, la respectiva REMJA determinará el Estado que, con el apoyo de la Secretarí­a, coordinará la preparación de dicha reunión.

Las delegaciones de los Estados que sigan al Estado que ejerza la Presidencia, de acuerdo con el orden alfabético en español, serán vicepresidentes ex oficio del respectivo grupo de trabajo y lo reemplazarán en caso de impedimento del mismo.

19. Funciones de la Presidencia de los grupos de trabajo. La Presidencia de cada grupo de trabajo tendrá las siguientes funciones:

a) Coordinar con la Secretarí­a la preparación y desarrollo de las reuniones del grupo de trabajo, de acuerdo con los mandatos que a éste le hayan asignado las REMJA.

b) Informar a las REMJA los avances dados en desarrollo de los mandatos que le hayan asignado al grupo de trabajo.

c) Abrir y clausurar las sesiones y dirigir los debates en las reuniones del grupo de trabajo.

d) Someter a consideración las materias que figuren en el temario aprobado para cada reunión del grupo de trabajo.

e) Decidir los puntos de orden que se susciten durante las deliberaciones.

f) Someter a consideración los puntos en debate que requieran decisión, de acuerdo con lo previsto en la disposición 10 de este Documento, y anunciar los resultados.

g) Las demás que le confiera este Documento y las REMJA de acuerdo con la naturaleza de sus responsabilidades.

20. Preparación de las reuniones de los grupos de trabajo. La Secretarí­a del correspondiente grupo de trabajo elaborará una versión preliminar del proyecto de temario, la someterá a consideración de la Presidencia y, siguiendo las instrucciones de ésta, distribuirá el respectivo proyecto de temario a las demás delegaciones con suficiente anticipación, señalando un plazo para que los Estados puedan hacer llegar sus observaciones o propuestas en relación con el mismo. Teniendo en cuenta las observaciones o propuestas recibidas oportunamente, se elaborará una versión revisada del proyecto de temario que se someterá a consideración al comienzo de la reunión.

En caso de que, una vez recibidas las observaciones y propuestas en relación con el proyecto de temario, a juicio de la Presidencia sea necesario realizar una reunión preparatoria para considerar las mismas y acordar una versión revisada, ella convocará a esa reunión para tales efectos.

21. Reuniones técnicas. Las REMJA podrán recomendar la realización de reuniones técnicas para el desarrollo de los mandatos especí­ficos que ellas determinen.

Las disposiciones establecidas para los grupos de trabajo de las REMJA se aplicarán, en lo pertinente, a las reuniones técnicas.

Asimismo, la Presidencia de cada grupo de trabajo podrá convocar reuniones técnicas de carácter informal, a las cuales se invitará a la Secretarí­a, quien tendrá presencia y participación en la medida que se lo permitan sus recursos u otros adicionales.

La convocatoria, documentos de trabajo y resultados de estas reuniones técnicas informales deberán ser comunicados a la Secretarí­a para su posterior notificación a los Gobiernos a través de las Misiones Permanentes ante la OEA, así­ como por otros medios que se consideren pertinentes.

Cualquier documento producido en estas reuniones técnicas informales será, a solicitud de la Presidencia que convoque, publicado en la página en Internet de las REMJA y, cuando corresponda, distribuido por la red electrónica que administre la OEA, pero será un documento informal hasta tanto no se adopte durante una reunión oficial del grupo de trabajo de que se trate.

22. Remisión a disposiciones establecidas para las REMJA. En los aspectos que no se hayan previsto en este capí­tulo, los grupos de trabajo y reuniones técnicas se regirán, en lo pertinente, por las disposiciones establecidas para las REMJA.

V. RELACIONES CON ÓRGANOS, ORGANISMOS, ENTIDADES Y MECANISMOS DE LA OEA

23. Relaciones con órganos, organismos, entidades y mecanismos de la OEA. Las REMJA considerarán y formularán las recomendaciones que estimen pertinentes con el fin de consolidar y fortalecer la coordinación, el intercambio de información y la cooperación entre ellas y los órganos, organismos, entidades y mecanismos de la OEA en las áreas de interés común y de evitar la eventual duplicación de acciones en relación con las mismas materias.

VI. RELACIONES CON OTROS PROCESOS DE COOPERACIÓN

24. Relaciones con otros procesos de cooperación. Las REMJA considerarán y formularán las recomendaciones que estimen pertinentes con el fin de consolidar y fortalecer la coordinación, el intercambio de información y la cooperación entre ellas y otros procesos de cooperación relacionados con las materias de que se ocupan, tales como los que se desarrollan entre las autoridades de los poderes judiciales, así­ como los que se llevan a cabo a nivel subregional o en el ámbito de otras organizaciones internacionales.

 

VII. RELACIONES CON EL CENTRO DE ESTUDIOS DE JUSTICIA DE LAS AMÉRICAS (CEJA)

25. Relaciones con el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA). Las relaciones de las REMJA con el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA) se regirán por lo dispuesto en su Estatuto (AG/RES. 1 (XXVI-E/99), Reglamento y las disposiciones que los reformen, complementen o desarrollen.

VIII. SECRETARÍA

26. Secretarí­a. La Secretarí­a General de la OEA prestará los servicios de secretarí­a técnica y administrativa a las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas.

En consecuencia, en todo lo que tiene que ver con su personal técnico y administrativo, así­ como con su organización y funcionamiento, la Secretarí­a se regirá por lo dispuesto en la Carta de la OEA, las Normas Generales para su funcionamiento aprobadas por la Asamblea General y las decisiones que, en desarrollo de las mismas, adopte el Secretario General de la OEA.

27. Funciones de la Secretarí­a. La Secretarí­a cumplirá las siguientes funciones:

a) Asesorar a las respectivas presidencias en la preparación y desarrollo de las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas.

b) Elaborar los proyectos de temario para las REMJA, los grupos de trabajo y reuniones técnicas, en consulta con sus respectivas presidencias y siguiendo las instrucciones de éstas, distribuirlos a las delegaciones por conducto de las Misiones Permanentes ante la OEA.

c) Coordinar los aspectos organizativos y administrativos relacionados con las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, para lo cual, cuando un Estado ofrezca sede para alguna de ellas, celebrará con el mismo un acuerdo cuya negociación y suscripción se coordinará a través de su Misión Permanente ante la OEA.

d) Prestar los servicios propios de secretarí­a en las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, asistirlas en la elaboración y consideración de los respectivos proyectos de recomendaciones y certificar, clasificar, traducir, distribuir a las delegaciones y, si fuere el caso, difundir por Internet y por cualquier otro medio, los textos oficiales de los documentos presentados, considerados y adoptados en el marco de ellas.

e) Elaborar informes resumidos de las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, distribuirlos a las delegaciones y llevar el archivo de todos los documentos relacionados con tales reuniones.

f) Servir de punto central de coordinación y contacto para el enví­o y recepción de documentos y comunicaciones entre las autoridades que participan en las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, con respecto a todo lo relacionado con su organización, funcionamiento e implementación de sus respectivas recomendaciones.

g) Promover, organizar y coordinar los programas, proyectos y actividades para facilitar y fortalecer el intercambio de información, la capacitación y la cooperación técnica, en desarrollo de las recomendaciones de las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas. Para estos efectos, suscribirá los acuerdos respectivos con los Estados, organizaciones internacionales y agencias que contribuyan a su financiamiento y con los Estados en que ellos se ejecutarán, de conformidad con las disposiciones vigentes que rigen la materia en el marco de la OEA.

h) Administrar y mantener las redes existentes, en coordinación con los grupos de trabajo, en sus diferentes componentes, para la difusión y el intercambio de información en asistencia mutua penal y extradición, delito cibernético y polí­ticas penitenciarias y carcelarias, y las que se lleguen a crear en el ámbito de las REMJA, así­ como prestar los servicios de capacitación y asistencia técnica con el fin de facilitar la participación de las autoridades en las mismas, para lo cual se suscribirán los acuerdos necesarios con los Estados o instituciones de éstos. Asimismo, servir de punto central de coordinación y contacto para el enví­o y recepción de documentos y comunicaciones entre las autoridades que participan en las citadas redes, con respecto a todo lo relacionado con su organización, mantenimiento y funcionamiento.

i) Llevar el registro de autoridades o puntos de contacto que participan en las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, así­ como en las redes de intercambio de información existentes en este ámbito, de acuerdo con la información que les suministren los Estados al respecto.

j) Elaborar documentos o estudios para apoyar el seguimiento o implementación de las recomendaciones de las REMJA, sus grupos de trabajo o reuniones técnicas, para lo cual los Estados le suministrarán la información que les requiera cuando esto sea necesario para tales efectos.

k) Promover y realizar las gestiones necesarias para establecer o fortalecer la coordinación y colaboración con las secretarí­as de otros organismos, entidades o mecanismos de cooperación internacional en las materias de que se ocupan las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas.

l) Rendir los informes que le requiera la Asamblea General, el Consejo Permanente de la OEA o sus Comisiones Permanentes, en el ámbito de sus funciones de secretarí­a técnica y administrativa de las REMJA.

m) Realizar gestiones para obtener recursos internos y externos para el financiamiento de las actividades de las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas.

n) Las demás propias de sus funciones de secretarí­a técnica y administrativa de las REMJA, sus grupos de trabajo, reuniones técnicas y redes de intercambio de información, para el adecuado funcionamiento de éstos.

28. Medio para la comunicación y coordinación entre los Estados y la Secretarí­a. Las comunicaciones y la coordinación entre la Secretarí­a y las autoridades de los Estados, con respecto a todos los aspectos relacionados con la preparación, desarrollo y seguimiento de las REMJA, sus grupos de trabajo y reuniones técnicas, así­ como sobre la implementación de sus recomendaciones, las redes de intercambio de información y los programas, proyectos y actividades de capacitación y cooperación técnica, se canalizarán a través de las Misiones Permanentes de los Estados ante la OEA.

IX. DISPOSICIONES FINALES

29. Modificación del presente Documento. El presente Documento regirá el proceso de las REMJA una vez lo acuerde la reunión respectiva de éstas y podrá ser modificado por ellas. Para estos efectos, de acuerdo con lo previsto en la disposición 10, se procurará que el acuerdo respectivo se adopte por consenso, requiriéndose que el número de delegaciones presentes sea igual o superior a los dos tercios de los Estados Miembros de la OEA. En caso de votación, se necesitará la aprobación de los dos tercios de los Estados Miembros de la OEA.

30. Distribución y publicación. La Secretarí­a distribuirá a todas las delegaciones el presente Documento y lo publicará, en sus versiones en español, inglés, francés y portugués, a través de su página en Internet.





Sexta Reunión

Santo Domingo - 24 al 26 de abril de 2006

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
(Aprobado en la quinta sesión plenaria, celebrada el 26 de abril de 2006)



Al finalizar los debates sobre los diferentes puntos comprendidos en su temario, la Sexta Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas (REMJA VI), convocada en el marco de la OEA, adoptó las siguientes recomendaciones para ser transmitidas, a través del Consejo Permanente, al trigésimo sexto período ordinario de la Asamblea General de la OEA:


I. PLAN DE ACCIÓN HEMISFÉRICO CONTRA LA DELINCUENCIA ORGANIZADA TRANSNACIONAL

1. Expresar su satisfacción con los progresos realizados en el proceso de elaboración del Proyecto de Plan de Acción Hemisférico contra la Delincuencia Organizada Transnacional, e instar a los Estados a continuar avanzando con el fin de que las negociaciones en relación con el mismo se puedan concluir a la brevedad posible.

2. Que una vez se concluya el proceso de negociaciones, el texto acordado en relación con el Proyecto de Plan de Acción Hemisférico contra la Delincuencia Organizada Transnacional sea transmitido a la próxima Asamblea General de la OEA, de conformidad con lo establecido en las resoluciones AG/RES.2026 (XXXIV-O/04) y AG/RES.2116 (XXXV-O/05) para su aprobación y se avance en su implementación.

3. Que el tema de la cooperación hemisférica contra la delincuencia organizada transnacional se mantenga en el temario de la REMJA y se informe a la REMJA VII sobre el contenido del Plan de Acción que se acuerde en esta materia y las actividades concretas realizadas en desarrollo de dicho Plan.

4. Que especial atención sea dedicada a que no se dupliquen esfuerzos con otras instancias internacionales que tratan del tema, especialmente de la ONU. En ese sentido, instar a los Estados Miembros a que participen coordinadamente en el siguiente período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, en atención a los párrafos “g” y “h” de la Decisión 2/2 de su último período de sesiones.


II. POLÍTICAS PENITENCIARIAS Y CARCELARIAS

1. Que se continúe fortaleciendo el intercambio de información y la cooperación entre las autoridades responsables de las políticas penitenciarias y carcelarias de los Estados Miembros de la OEA. Asimismo, que se fortalezca el intercambio de información sobre los programas, metodologías y sistemas de capacitación de las Escuelas de Ciencias Criminológicas y Penitenciarias de los Estados Miembros, con el fin de facilitar la coordinación de actividades entre éstas y planificar actividades conjuntas de capacitación.

2. Que se convoque a la brevedad posible y con anterioridad a la REMJA-VII, a la Segunda Reunión de Autoridades Responsables de las Políticas Penitenciarias y Carcelarias de los Estados Miembros de la OEA.

3. Que en el marco de la próxima reunión entre dichas autoridades, se profundice en el intercambio de información y experiencias así como en el fortalecimiento de la cooperación mutua sobre soluciones prácticas para los problemas que tienen los Estados, en relación, entre otras, con las siguientes materias acordadas en la Primera Reunión (recomendación 3): sobrepoblación carcelaria; participación del sector privado en la construcción y mantenimiento de centros de reclusión, asimismo de dicho sector y de las organizaciones no gubernamentales en la provisión de bienes y servicios; programas de capacitación, rehabilitación y resocialización de los internos; capacitación y régimen de los empleados de los sistemas penitenciarios y carcelarios, con énfasis en transparencia, sujeción al estado de derecho y respeto de los derechos humanos; criminalidad en los centros de reclusión; alternativas al encarcelamiento; e integración de la política penitenciaria en la política criminal del Estado. Asimismo que, de conformidad con lo previsto en la recomendación 4 de la Primera Reunión, considere y formule recomendaciones para la consolidación y perfeccionamiento del sistema de información a través de “Internet” en este campo.

4. Que asimismo, en el marco de la Segunda Reunión de Autoridades responsables de las políticas penitenciarias y carcelarias, los Estados Miembros entren a considerar, entre otros, los siguientes temas:

a. Con el apoyo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a través de su Relator Especial para las Personas Privadas de Libertad, comenzar un análisis de la realidad penitenciaria y realizar coordinaciones sobre las mejores prácticas y los estándares mínimos de reclusión.

b. La factibilidad de elaborar un Manual Hemisférico sobre derechos penitenciarios, tomando como base las reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos;

c. Acciones para promover el aprovechamiento, por parte de los internos extranjeros que cumplan una condena penal en sus recintos, de los derechos y beneficios que les son reconocidos en virtud de tratados bilaterales y multilaterales en materia de traslados de personas condenadas, especialmente la Convención Interamericana para el Cumplimiento de Condenas Penales en el Extranjero y la Convención del Consejo de Europa sobre Traslado de Personas Condenadas, y realizar un estudio sobre la mejor forma de extender el cumplimiento de la pena en su país de origen o residencia habitual, de sentencias penales distintas a la privación de la libertad;

d. Los derechos, deberes y la atención de las personas sometidas a cualquier forma de detención y reclusión, con miras a considerar una eventual declaración interamericana en la materia.

e. La evaluación del papel de los jueces de ejecución de penas.

5. Tomar nota de la presentación del Relator Especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para las Personas Privadas de Libertad sobre mejores prácticas y reforma penitenciaria en el Hemisferio a efecto de que pueda ser considerada por la citada reunión.

6. Tomando en cuenta los respectivos sistemas jurídicos y estructuras constitucionales, solicitar que, en lo posible, las autoridades judiciales en asuntos penales examinen las prácticas actuales en materia de prisión preventiva y pena privativa de la libertad.


III. DELITO CIBERNÉTICO

1. Expresar su satisfacción por los resultados de la Cuarta Reunión del Grupo de Expertos Gubernamentales en Materia de Delito Cibernético, celebrada en la sede de la OEA, los días 27 y 28 de febrero de 2006, en cumplimiento de lo acordado en la REMJA-V.

2. Adoptar las recomendaciones formuladas por el Grupo de Expertos Gubernamentales (documento OEA/Ser.K/XXXIV.6 REMJA-VI/doc.10/06) y solicitarle que, a través de su Presidencia, informe a la próxima REMJA sobre los avances dados en relación con éstas.

3. Que, teniendo en cuenta las recomendaciones adoptadas por el Grupo de Expertos Gubernamentales y por la REMJA-V y los avances alcanzados entre esa y la presente reunión, se continúe fortaleciendo la cooperación con el Consejo de Europa con el fin de facilitar que los Estados Miembros de la OEA consideren la aplicación de los principios de la Convención del Consejo de Europa sobre la Delincuencia Cibernética y la adhesión a la misma, así como la adopción de las medidas legales y de otra naturaleza, que sean necesarias para su implementación. Asimismo, que se continúen fortaleciendo los mecanismos que permitan el intercambio de información y la cooperación con otras organizaciones e instancias internacionales en materia de delito cibernético, tales como las Naciones Unidas, la Unión Europea, el Foro de Cooperación Económica del Pacífico Asiático, la OCDE, el G-8, el “Commonwealth” e INTERPOL, de manera que los Estados Miembros de la OEA puedan aprovechar los desarrollos dados en dichos ámbitos.

4. Que los Estados Miembros creen unidades especializadas de investigación de los delitos cibernéticos, se identifiquen las autoridades que servirán como puntos de contacto sobre la materia y se agilice el intercambio de información y la obtención de pruebas. Asimismo, fomentar la cooperación en los esfuerzos para combatir los delitos cibernéticos entre las autoridades gubernamentales y los proveedores de servicios de Internet y otras empresas del sector privado que presten servicio de transmisión de datos.

IV. ASISTENCIA MUTUA EN MATERIA PENAL Y EXTRADICIÓN

1. Expresar su satisfacción con los resultados alcanzados en la Segunda Reunión de Autoridades Centrales y Otros Expertos en Asistencia Mutua en Materia Penal y Extradición, celebrada en Brasilia, Brasil, entre los días 1 y 3 de septiembre de 2005, y en las reuniones del Grupo de Trabajo sobre Asistencia Mutua en Materia Penal y Extradición, celebradas en la sede de la OEA y en Puerto España, Trinidad y Tobago, los días 5 y 6 de abril de 2006. Recomendar, en la medida en que estas conclusiones y recomendaciones específicas no hayan sido superadas por las decisiones de las reuniones del Grupo de Trabajo de la OEA/REMJA sobre Asistencia Mutua en Materia Penal y Extradición, la aprobación de las Conclusiones y Recomendaciones de la citada Segunda Reunión y al respecto, en particular recomendar:

a. Que los Estados Miembros que aún no lo han hecho, tomen las medidas pertinentes para la efectiva aplicación de las recomendaciones adoptadas en la Primera Reunión de Autoridades Centrales y Otros Expertos en Asistencia Judicial Mutua en Materia Penal, teniendo como objetivo la implementación integral de las mismas antes de la Tercera Reunión y que en ésta los Estados informen sobre las decisiones que hayan tomado en la materia.

b. Aceptar el ofrecimiento de Canadá de continuar coordinando los trabajos del Grupo de Trabajo hasta la próxima reunión de las Autoridades Centrales o hasta que se designe un nuevo coordinador.

c. Que los Estados Miembros, coordinados por la Delegación de Argentina, continúen las discusiones y concluyan la elaboración de legislación modelo en asistencia mutua en materia penal, incluidos los aspectos relacionados con la utilización en este campo de la videoconferencia; que los Estados Miembros participantes en dicha iniciativa la analicen y acuerden en la Tercera Reunión; y que la misma se presente para la consideración y aprobación en la REMJA VII.

d. Que los Estados Miembros continúen avanzando en los trabajos coordinados por las Delegaciones de Brasil y México en lo que se refiere a estudios y lineamientos destinados a fortalecer la cooperación hemisférica en materia de extradición; y que la Tercera Reunión reciba un informe y su presidencia informe a la REMJA-VII sobre los avances de este proyecto.

e. Que los Estados Miembros coordinados por la Delegación de Trinidad y Tobago continúen las discusiones de la propuesta relacionada con la elaboración de legislación modelo sobre las órdenes de arresto (“backing of warrants”) en el área de extradición; y que la Presidencia de la Tercera Reunión informe a la REMJA VII sobre los avances en este proyecto.

f. Que los Estados Miembros coordinados por la Delegación de Canadá continúen las discusiones y concluyan la elaboración de una Guía de Mejores Prácticas en Asistencia Mutua en Materia Penal; que la propuesta sea considerada y acordada en la Tercera Reunión; y que la Presidencia de la Reunión informe a la REMJA VII sobre los avances en este proyecto.

g. Que los Estados Miembros que aún no lo han hecho, antes de la Tercera Reunión, suministren a la Secretaría Técnica la información sobre los términos jurídicos de uso común en ellos en asistencia mutua en materia penal y extradición; y que la Secretaría Técnica los continúe sistematizando y los difunda a través de la página privada en “Internet” de la Red de Intercambio de Información; así como que se informe a la REMJA VII sobre los avances en esta materia.

h. Agradecer y aceptar el ofrecimiento de sede, para la Tercera Reunión de Autoridades Centrales y Otros Expertos en Asistencia Mutua en Materia Penal y Extradición, realizado por la Delegación de Colombia.

2. Que se continúe consolidando y fortaleciendo la Red Hemisférica de Intercambio de Información para la Asistencia Mutua en Materia Penal y Extradición, en sus componentes público, privado y el sistema de comunicación electrónico seguro y al respecto:

a. Expresar su reconocimiento a Canadá por el liderazgo ejercido para que esta Red sea una realidad y por el apoyo y financiamiento brindados para su establecimiento y funcionamiento.

b. Solicitar que la Secretaría General de la OEA, en coordinación con el Grupo de Trabajo, continúe prestando los servicios para seguir completando y actualizando la información de la Red en sus componentes público y privado, así como manteniendo y prestando asistencia técnica y capacitación en relación con el sistema de comunicación electróncio seguro.

c. Recomendar que la Secretaría General de la OEA identifique los medios para financiar y mantener la red y estudiar fuentes adicionales de financiamiento permanente y exhortar a los Estados Miembros a que consideren aportar contribuciones para asegurar la continuidad y mejoramiento de esta importante y útil iniciativa.

d. Exhortar a la Tercera Reunión que considere la formulación de recomendaciones para desarrollar cooperación recíproca entre la Red y otras redes de intercambio de información, incluyendo la “IberRED”.


V. DESARROLLO Y FORTALECIMIENTO DE LOS SISTEMAS DE JUSTICIA EN LA REGIÓN

La REMJA-VI manifiesta su satisfacción con el Reporte sobre la Justicia en las Américas 2004-2005, realizado y presentado por el Centro de Estudios de Justicia de las Américas y le encomienda continuar contribuyendo con la investigación, evaluación, difusión, capacitación y apoyo técnico a los procesos de reforma y mejoramiento de los sistemas de justicia criminal de los Estados Miembros. En este sentido se insta al Centro para que continúe con la publicación del Reporte señalado.

VI. CENTRO DE ESTUDIOS DE JUSTICIA DE LAS AMÉRICAS (CEJA)

1. Expresar su reconocimiento por los esfuerzos y las labores del CEJA reflejados en su Informe de Actividades y anima al Centro para continuar su valioso trabajo.

2. Reconoce que el Plan de Financiamiento presentado por encargo de la REMJA V, contempla un Programa de contribuciones voluntarias sugeridas a los Estados Miembros.

3. Recomienda que el Plan de Contribuciones Voluntarias propuesto sea elevado para su consideración en el próximo Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la OEA, teniendo en cuenta que las contribuciones voluntarias de los Estados Miembros son indispensables para financiar los gastos básicos de funcionamiento del Centro.

4. Solicita al Centro incluir en sus planes de trabajo actividades adicionales previstas por la REMJA, en la medida que se provean los recursos adicionales para ello.

VII. COOPERACIÓN HEMISFÉRICA CONTRA EL DELITO DE TRATA DE PERSONAS


1. Expresar su satisfacción por la celebración de la Reunión de Autoridades Nacionales en Materia de Trata de Personas, celebrada en la Isla Margarita, Estado de Nueva Esparta, República Bolivariana de Venezuela, del 14 al 17 de marzo de 2006, de conformidad con la recomendación de la REMJA-V y los mandatos de la Asamblea General de la OEA, contenidos en las resoluciones AG/RES. 2019, (XXXIV-O/04), AG/RES. 2026 (XXXIV-O/04) y AG/RES 2118 (XXXV-O/05). Expresar su agradecimiento al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela por haber auspiciado esta reunión y acogen las Conclusiones y Recomendaciones de la mencionada reunión, contenidas en el documento OEA/Ser.K/XXXIV.6 REMJA-VI/doc.8/06. Los órganos, organismos, entidades y mecanismos ejecutantes de estas recomendaciones deberán adoptar un enfoque integral y transversal con respecto del tema de la trata de personas, así como con relación a otras manifestaciones de la delincuencia organizada transnacional.

2. Mantener el tema de la trata de personas en la agenda de la REMJA y solicitar que se informe en la REMJA-VII sobre los avances realizados en relación a las Conclusiones y Recomendaciones de la Reunión de Autoridades Nacionales en Materia de Trata de Personas.

3. Que aquellos Estados que aún no lo han hecho, consideren firmar, ratificar o adherir, según sea el caso, los instrumentos internacionales relacionados con la lucha contra la trata de personas, en especial el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños, y que como un primer paso para su implementación, tipifiquen en su legislación interna el delito de trata de personas de conformidad con sus disposiciones.


VIII. COOPERACIÓN HEMISFÉRICA EN MATERIA DE INVESTIGACIÓN FORENSE

1. Exhortar a la Secretaría General de la OEA para que coordine las actividades de capacitación, formación profesional y cooperación en materia de investigación forense cuando sea solicitada oportunamente por los Estados Miembros. Entre otros temas relacionados con esta área, los Estados Miembros podrán concentrar la atención en lo siguiente:

a. Temática de gestión, prácticas y necesidades relacionadas con la investigación forense.

b. Establecer mecanismos de cooperación interinstitucional en el área de la ciencia forense, incluido el intercambio entre los Estados Miembros, de pruebas forenses y capacidades técnicas adquiridas.

c. Capacitación y formación profesional en varios campos de la ciencia forense, incluida la química, la tecnología de la información, el análisis y la medicina forenses.

d. Convocar, a la brevedad posible y antes de la REMJA-VII, una reunión de especialistas forenses, con el objeto de evaluar, entre otros temas, los avances registrados en la ciencia forense en el Hemisferio, con el propósito de promover el intercambio de información y la cooperación de prácticas en este campo y la posible preparación de una base de datos sobre industrias especializadas en la venta de equipo de laboratorio forense, con el fin de aprovechar las opciones de compra más favorables.


IX. COOPERACIÓN JURÍDICA HEMISFÉRICA EN MATERIA CIVIL, COMERCIAL Y DE FAMILIA: EL ROL DE LAS AUTORIDADES CENTRALES

1. Considerar promover el intercambio de experiencias nacionales y la cooperación jurídica y judicial en el marco del Sistema Interamericano, para aquellos Estados Miembros que son parte de las diversas convenciones interamericanas en materia civil, comercial y de familia.

2. Recomendar a los Estados Miembros la designación de autoridades centrales en relación con las diversas convenciones del sistema interamericano que así lo requieran y de las que sean parte.

3. Solicitar a la Secretaría General de la OEA la recopilación y difusión de esa información en la página de la OEA en “Internet”.


X. PROCESO DE LAS REMJA

La REMJA VI recomienda que se continúe avanzando en la consolidación de los procesos de cooperación hemisférica que se han desarrollado en el marco de las REMJA, y para el efecto acuerda lo siguiente:

1. Entre las sucesivas REMJA el Presidente de la REMJA más reciente continuaría actuando en esa capacidad hasta la elección de su sucesor en la REMJA siguiente. Las REMJA celebrarán reuniones bienales.

2. La Presidencia de la REMJA convocará, conjuntamente con el país que ejerció la presidencia anterior, una reunión técnica, de composición abierta a todos los Estados Miembros, con el apoyo de la Secretaría General de la OEA, que elaborará un proyecto de documento integral sobre el proceso de las REMJA y lo someterá a consideración de la REMJA VII. Este proyecto deberá referirse, entre otros, a los siguientes aspectos:

a. La organización y el funcionamiento de la REMJA y los mecanismos y procedimientos para el establecimiento de su agenda y el seguimiento de sus recomendaciones.

b. Las relaciones entre las REMJAS y los diversos grupos que ésta haya creado, pueda establecer o eliminar, según corresponda. La reglamentación de cada grupo tomará en cuenta, inter alia, sus respectivas esferas de competencia.

c. Las relaciones de coordinación y/o cooperación con los órganos, organismos, entidades y mecanismos pertinentes de la OEA.

d. Las relaciones de coordinación y/o cooperación con otros procesos de cooperación relacionados tales como los que se desarrollan entre las autoridades de los poderes judiciales, así como los que se llevan a cabo a nivel subregional o en el ámbito de otras organizaciones internacionales.

e. Las previsiones que fueren pertinentes sobre las relaciones entre la REMJA y el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA).

f. El apoyo de secretaría técnica y administrativa de la REMJA a través de la Secretaría General de la OEA.

3. Aceptar el ofrecimiento de la Delegación de Canadá de convocar una Reunión Extraordinaria del Grupo de Trabajo de la OEA/REMJA sobre Asistencia Mutua en Materia Penal y Extradición para considerar la forma de organizar el trabajo de la REMJA relacionado con el fortalecimiento de la asistencia mutua y extradición en las Américas, reconociendo como fuente para la discusión las recomendaciones de la Segunda Reunión de Autoridades Centrales y Otros Expertos en Asistencia Mutua en Materia Penal y Extradición y que informe a la reunión técnica que se menciona en el párrafo 2 o la REMJA VII, la que se realice primero.

4. Sujeto a los recursos existentes y fuentes extra-presupuestales, que el apoyo técnico y administrativo a las reuniones mencionadas en los párrafos 2 y 3 sean suministrados por la Secretaría General de la OEA.

5. Agradecer a las autoridades de la República Dominicana por los extraordinarios esfuerzos y el trabajo eficiente realizado por la presidencia del plenario, así como por la presidencia del Grupo de Trabajo de Redacción, a cargo del Embajador Roberto Álvarez; ambos diligentemente desempeñados por el país anfitrión, que resultaron fundamentales para el éxito de esta reunión.





Quinta Reunión

Washington D.C - 28 al 30 de Abril de 2004

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES DE LA REMJA V

Al finalizar los debates sobre los diferentes puntos comprendidos en su agenda, la Quinta Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas (REMJA V), convocada en el marco de la OEA, adoptó las siguientes conclusiones y recomendaciones para ser transmitidas, a través del Consejo Permanente, al trigésimo cuarto período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA.

I. COOPERACIÓN HEMISFÉRICA CONTRA LA DELINCUENCIA TRANSNACIONAL ORGANIZADA Y CONTRA EL TERRORISMO

La REMJA V reafirma que el daño que infringen y la amenaza que representan las diversas manifestaciones de la criminalidad transnacional organizada y el terrorismo, para nuestros ciudadanos, para nuestras democracias y para el desarrollo económico y social de nuestros Estados, hacen necesario y urgente continuar fortaleciendo y perfeccionando la cooperación jurídica y judicial mutua a nivel hemisférico, así como, si no lo han hecho, adoptar legislación, procedimientos y mecanismos nuevos que les permitan combatir de manera eficaz estos delitos.

Al respecto, destaca que, de acuerdo con la "Declaración sobre la Seguridad en las Américas", aprobada en la Ciudad de México, el 28 de octubre de 2003, el terrorismo y la delincuencia organizada transnacional hacen parte de las nuevas amenazas, preocupaciones y otros desafí­os de naturaleza diversa que afectan la seguridad de los Estados del Hemisferio y que en ella se reafirma -que las Reuniones de Ministros de Justicia o Ministros o Procuradores Generales de las Américas (REMJA) y otras reuniones de autoridades en materia de justicia penal son foros importantes y eficaces para la promoción y el fortalecimiento del entendimiento mutuo, la confianza, el diálogo y la cooperación en la formulación de polí­ticas en materia de justicia penal y de respuestas para hacer frente a las nuevas amenazas a la seguridad-.

Considerando que, si bien la comunidad internacional ha avanzado en la elaboración de normas para combatir estas formas de delincuencia, subsisten diferencias en la forma en que los Estados tipifican las conductas delictivas, lo cual puede crear impedimentos para una más efectiva cooperación internacional. La REMJA V reconoce la conveniencia de que el tema de la Delincuencia Organizada Transnacional continúe siendo tratado por las diferentes entidades de la OEA que lo han venido haciendo en el marco de sus respectivas competencias, tales como la CICAD, el Comité Consultivo de la CIFTA, la CIM, el Instituto Interamericano del NiÑo, la REMJA y el MESICIC.
La REMJA V reafirma que las medidas realizadas por los Estados partes para combatir el terrorismo deberán llevarse a cabo respetando plenamente el Estado de derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales, sin menoscabar los derechos y las obligaciones de los Estados y las personas conforme al Derecho Internacional, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional de los Refugiados.

La REMJA V expresa satisfacción ante el hecho de que en el período que siguió a la REMJA-IV, los Estados Miembros de la OEA hayan adoptado importantes medidas para reforzar la aplicación hemisférica de los instrumentos de las Naciones Unidas de lucha contra el terrorismo y la delincuencia transnacional organizada, de modo de hacer frente en forma eficaz a esos crímenes. En especial, en el intervalo comprendido entre la REMJA-IV y la REMJA-V, numerosos Estados Miembros de la OEA se convirtieron en Partes del Convenio para la Represión de la Financiación del Terrorismo de 1999, así­ como de instrumentos universales anteriores de lucha contra el terrorismo. Análogamente, numerosos Estados Miembros de la OEA se convirtieron en Partes de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional de 2000 y sus tres Protocolos Complementarios o adoptaron importantes medidas encaminadas a adquirir esa condición. La REMJA-V reconoce este notable avance en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia transnacional organizada.

La REMJA V toma nota también con satisfacción de que se ha acelerado en gran medida la adhesión a instrumentos regionales de lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada. La Convención Interamericana contra el Terrorismo de 2002 entró en vigor el 10 de julio de 2003 y ha sido ratificada por ocho (8) Estados Miembros de la OEA; y la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilí­citos de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados (CIFTA) ha sido ratificada por veintidós (22) Estados Miembros de la OEA.

La REMJA V expresa asimismo su satisfacción por los avances registrados con el propósito de fortalecer y consolidar la cooperación entre los Estados de las Américas para combatir el terrorismo, a través del Trabajo del Comité Interamericano contra el Terrorismo (CICTE) y de sus puntos de contacto nacionales.
Al mismo tiempo quedan tareas por hacer en cuanto a determinación de mecanismos de eficaz aplicación de normas hemisféricas y mundiales de lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada, y tomamos nota con alarma del incremento de los ataques terroristas a nivel mundial y las actividades de otras organizaciones criminales. En consecuencia recomendamos:

A. COOPERACIÓN HEMISFÉRICA CONTRA LA DELINCUENCIA TRANSNACIONAL ORGANIZADA

1. Que con respecto a la lucha contra la delincuencia transnacional organizada, los Estados Miembros que aún no lo hayan hecho firmen y ratifiquen, ratifiquen, o adhieran, según sea el caso, e implementen, a la brevedad posible: a. La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, y el Protocolo contra el tráfico ilí­cito de migrantes por tierra, mar y aire. Instamos a los Estados Miembros a completar sus procesos internos para determinar si han de suscribir y ratificar el Protocolo contra la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego, sus piezas y componentes y municiones. b. La Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilí­citos de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales Relacionados (CIFTA) que, entre otras cosas, establece un régimen eficaz de penalización del tráfico ilí­cito de armas de fuego que ayudará a la lucha contra la delincuencia transnacional organizada y contra el terrorismo y que, además, crea un mecanismo de seguimiento hasta la fuente de las armas de fuego que puedan ser objeto de tráfico ilícito.

2. Que los Estados Miembros que son Parte o signatarios de la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus dos protocolos en vigor trabajen conjuntamente en la Primera Conferencia de las Partes, que tendrá lugar entre el 28 de junio y el 9 de julio de 2003, para facilitar la aplicación de esos importantes instrumentos internacionales.

3. Recomendar a la Asamblea General de la OEA que convoque a un grupo de expertos que considere la posibilidad de la elaboración de un Plan de Acción Hemisférico contra la Delincuencia Transnacional Organizada, como un plan integrado que recoja el esfuerzo que cada Área de la OEA viene desarrollando en los diferentes aspectos del problema, de conformidad con la Declaración sobre Seguridad en las Américas.

4. Que los Estados Miembros consideren -cuando sea apropiado- la armonización de sus respectivos ordenamientos jurí­dicos con las obligaciones asumidas en esta materia. A tal fin, se recomienda que la Asamblea General de la OEA encomiende al Comité Jurí­dico Interamericano la realización de un estudio sobre el punto antes mencionado, y que le informe a la entidad que la Asamblea General atribuya la responsabilidad de considerar la posibilidad de elaborar un Plan de Acción Hemisférico contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

5. Que los Estados Miembros promuevan una mayor interrelación entre las autoridades de aplicación de la ley para que determinen líneas de acción comunes en la investigación y enjuiciamiento de estos delitos.

6. Instar a los Estados a la realización de seminarios y jornadas de capacitación tanto a nivel regional como nacional, referidos a los diferentes aspectos de la delincuencia transnacional organizada.

B. COOPERACIÓ HEMISFÉRICA CONTRA EL TERRORISMO

1. Que con respecto a la lucha contra el terrorismo, los Estados Miembros que aún no lo hayan hecho firmen y ratifiquen, ratifiquen, o adhieran, según sea el caso, e implementen, a la brevedad posible: a. Las doce convenciones de las Naciones Unidas contra el terrorismo. b. La Convención Interamericana contra el Terrorismo.

2. Que los Estados Miembros dispongan de capacidad suficiente para tomar acciones de aplicación de la ley con respecto a situaciones en las cuales aún no se ha realizado un ataque terrorista y en que una oportuna investigación y persecución pueda prevenir la realización de esos ataques, y adoptar medidas inmediatas que confieran capacidad suficiente para la persecución de dichas conductas y hacer efectiva la cooperación mutua al respecto.

3. Que cada Estado Miembro fortalezca su capacidad para facilitar el intercambio de información entre los servicios de seguridad y los organismos de aplicación de la ley para prevenir ataques y lograr el encauzamiento de terroristas, de conformidad con las leyes nacionales y los instrumentos internacionales aplicables.

4. Que, en aplicación del artí­culo 7 de la Convención Interamericana contra el Terrorismo, los Estados Miembros promuevan las más amplias medidas de cooperación, especialmente medidas que garanticen la eficaz colaboración entre los organismos de aplicación de la ley, los servicios de inmigración y entidades conexas y sometan a mejores controles a sus documentos de viaje y de identidad.

5. Tomar nota de la labor de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la esfera del terrorismo y de los derechos humanos. Recomienda que las autoridades responsables de la elaboración de leyes contra el terrorismo sigan reuniéndose e intercambiando mutuamente prácticas modelo y experiencias nacionales sobre este tema.

6. Recomendar que la Red Hemisférica de Intercambio de Información para la Asistencia Judicial Mutua en Materia Penal comprenda información sobre legislación y, según sea apropiado, políticas antiterroristas vigentes en los Estados Miembros.

7. Recomendar que, para ayudar a la prevención de actos de terrorismo, deben tomarse medidas para evitar la discriminación contra miembros de la sociedad.

II. ASISTENCIA JUDICIAL MUTUA EN MATERIA PENAL Y EXTRADICIÓN

A. REUNIÓN DE AUTORIDADES CENTRALES Y OTROS EXPERTOS EN ASISTENCIA JUDICIAL MUTUA EN MATERIA PENAL La REMJA V recomienda:

1. Expresar su satisfacción por la realización de la "Reunión de Autoridades Centrales y Otros Expertos en Materia de Asistencia Judicial Mutua en Materia Penal", celebrada en cumplimiento de las recomendaciones de la REMJA IV, en Ottawa, Canadá, entre los días 30 de abril y 2 de mayo de 2003, y adoptar en su integridad las recomendaciones formuladas, las cuales se encuentran publicadas en el documento OEA/Ser.K/XXXIV.5 REMJA-V/doc.4/.

2. Respaldar, conforme a la recomendación 6 de esa reunión, la continua celebración de reuniones de las Autoridades Centrales y otros Expertos sobre asistencia judicial mutua en materia penal del Hemisferio, por lo menos una vez entre una REMJA y la siguiente, con el apoyo y la coordinación del Grupo de Trabajo sobre Asistencia Judicial Mutua, y la consideración, en su siguiente reunión, del avance logrado en cuanto a la aplicación de las recomendaciones de la reunión de Ottawa e, inter alia, los temas a los que se refiere la arriba mencionada recomendación 6, conforme al orden de prioridades que definan.

3. Decide que, en la próxima reunión de autoridades centrales y otros expertos, se inicie la consideración de acciones para fortalecer la cooperación jurídica hemisférica en materia de extradición, incluyendo la extradición temporal cuando proceda de acuerdo con la legislación nacional, y proceda a la preparación de las secciones relativas a la cooperación jurí­dica y judicial mutua de un plan de acción hemisférico para el combate contra la delincuencia transnacional organizada y contra el terrorismo, incluyendo medidas de administración de casos por el Estado requirente para no sobrecargar al Estado requerido.

4. Decide que la próxima reunión de autoridades centrales y otros expertos continúe fortaleciendo y haciendo más efectivos los mecanismos de asistencia judicial mutua en materia penal y la cooperación hemisférica en materia de extradición. A tal efecto la reunión de autoridades centrales y otros expertos, podrá solicitar insumos a las siguientes entidades en relación con las Áreas de su competencia: CICTE, CICAD, Comité Consultivo de la CIFTA, CIM, MESICIC, Instituto Interamericano del Niño y al Comité Jurí­dico Interamericano.

B. RED HEMISFÉRICA DE INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN PARA LA ASISTENCIA JUDICIAL MUTUA EN MATERIA PENAL

Considerando la utilidad e importancia de la Red Hemisférica de Intercambio de Información para la Asistencia Judicial Mutua en Materia Penal, la REMJA V formula las siguientes recomendaciones:

1. Decide adoptar la Red Hemisférica de Intercambio de Información para la Asistencia Judicial Mutua en Materia Penal e insta a todos los Estados Miembros a implementar su componente público y darle difusión entre los usuarios más interesados.

2. Establece, que como la red, bajo la orientación de un grupo formado por Argentina, Bahamas, Canadá y El Salvador y administrado por la Secretarí­a General de la OEA, comprende datos referentes a todos los Estados miembros de la OEA, en el sitio público en "Internet" debe seguir publicándose información referente a asistencia judicial mutua en materia penal.

3. Que los Estados que hasta ahora no lo hayan hecho, identifiquen a una persona de contacto para que proporcione y actualice la información que se proporciona a través de la red.

4. Expresar satisfacción con respecto a la elaboración del proyecto piloto de AJM de correo electrónico seguro, y recomienda que todos los Estados adopten las medidas apropiadas para evaluarlo y que el mismo siga funcionando y se amplí­e de modo de abarcar a otros Estados.

5. Examinar la posibilidad de intercambiar información, en las Áreas y metodologí­as de mutuo interés, con la "Fiscalí­a Virtual de Iberoamérica".

C. III. POLÍTICAS PENITENCIARIAS Y CARCELARIAS

Dada la importancia y conveniencia de continuar y consolidar el proceso de intercambio de información y de experiencias y de cooperación mutua en relación con las polí­ticas penitenciarias y carcelarias de los Estados Miembros de la OEA, la REMJA V recomienda:

1. Expresar su satisfacción por los resultados y adoptar el informe de la Primera Reunión de Autoridades Responsables de las Polí­ticas Penitenciarias y Carcelarias de los Estados Miembros de la OEA (documento OEA/Ser.K/XXXIV.5 REMJA-V/doc.6/04), celebrada en la sede de la OEA, durante los dí­as 16 y 17 de Octubre de 2003, en cumplimiento de lo acordado en la REMJA-IV.

2. Respaldar la realización de reuniones periódicas de las autoridades responsables de las políticas penitenciarias y carcelarias de los Estados Miembros de la OEA y la creación de un sistema de información a través de "Internet" en relación con dichas polí­ticas, de acuerdo con las recomendaciones formuladas en la primera reunión de tales autoridades.

3. Que los Estados, a través de su participación en las reuniones de autoridades penitenciarias y carcelarias, promuevan estrategias y polí­ticas penitenciarias, basadas en el respeto a los derechos humanos, que contribuyan al deshacinamiento carcelario. Con este fin, los Estados incentivarán la modernización de la infraestructura carcelaria y la profundización de las funciones de rehabilitación y reinserción social del individuo, a través del mejoramiento de las condiciones de privación de la libertad y el estudio de nuevos estándares penitenciarios.

IV. DELITO CIBERNÉTICO

En relación con esta materia, la REMJA V recomienda:

1. Expresar su satisfacción por los resultados de la Reunión Inicial del Grupo de Expertos Gubernamentales en Materia de Delito Cibernético, celebrada en la sede de la OEA, durante los dí­as 23 y 24 de junio de 2003, en cumplimiento de lo acordado en la REMJA-IV.

2. Adoptar las recomendaciones formuladas por el Grupo de Expertos Gubernamentales (documento OEA/Ser.K/XXXIV.5 REMJA-V/doc.5/04) y solicitarle que, a través de su Presidencia, informe a la próxima REMJA sobre los avances dados en relación con las mismas.

3. Respaldar que las recomendaciones formuladas por el Grupo de Expertos Gubernamentales en su reunión inicial sirvan como la contribución de las REMJA para el desarrollo de la Estrategia Interamericana para Combatir las Amenazas a la Seguridad Cibernética a que se refiere la resolución de la Asamblea General de la OEA AG/RES. 1939 /XXXIII-O/03), así­ como solicitar al Grupo que, a través de su Presidencia, continúe apoyando el proceso de elaboración de dicha Estrategia.

4. Que se dispense capacitación internacional en relación con el delito cibernético a los Estados de la OEA que la soliciten, y que los Estados de la OEA en general consideren la posibilidad de asignar recursos que garanticen el suministro de esa capacitación.

5. Que los Estados miembros participen en las reuniones técnicas del Grupo de Expertos Gubernamentales sobre Delito Cibernético, a fin de que a nivel hemisférico se logre una clara comprensión sobre los futuros desafí­os.

6. Que los Estados Miembros, en el contexto del Grupo de Expertos, examinen mecanismos que faciliten una amplia y eficiente cooperación mutua para combatir el Delito Cibernético y estudien, según sea posible, el desarrollo de la capacidad técnica y jurídica para unirse a la red 24/7 establecida por el G-8 para ayudar a realizar las investigaciones sobre delitos cibernéticos.

7. Que en la medida de lo posible, los Estados miembros dispongan lo necesario para que las diferencias en la descripción de los delitos no vayan en detrimento de la eficiencia de la cooperación a través de la asistencia jurí­dica y judicial mutua y la extradición.

8. Que los Estados Miembros evalúen la conveniencia de la aplicación de los principios de la Convención del Consejo de Europa sobre la Delincuencia Cibernética (2001) y que consideren la posibilidad de adherirse a dicha Convención.

9. Que los Estados Miembros examinen y, si corresponde, actualicen, la estructura y la labor de entidades u organismos internos encargados de hacer cumplir las leyes, de modo de adaptarse a las cambiantes caracterí­sticas de los delitos cibernéticos, incluso examinando la relación entre los organismos que combaten ese tipo de delitos y los que proporcionan la asistencia policial o judicial mutua tradicional.

V. CORRUPCIÓN: SEGUIMIENTO DE LOS COMPROMISOS DE LA DECLARACIÁN DE NUEVO LEÓN

En las Declaraciones de Nuevo León y de la Ciudad de Québec, así­ como en anteriores REMJA, se reconoce la seriedad del problema de la corrupción en nuestras sociedades.

Tomamos nota con aprobación del hecho de que a partir de la REMJA-IV, la mayor parte de los Estados Miembros suscribieron la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y algunos Estados Miembros adicionales se convirtieron en Partes de la Convención Interamericana contra la Corrupción, pero hoy procuramos reforzar nuestros esfuerzos para promover eficazmente la lucha contra la corrupción.

En consecuencia, la REMJA-V recomienda que los Estados Miembros:

1. Que aún no lo hayan hecho, adopten a la brevedad posible las medidas necesarias para alcanzar los siguientes objetivos:
a. Firmar y ratificar, ratificar, o adherir, según sea el caso, e implementar la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción de 2003.
b. Firmar y ratificar, ratificar, o adherir, según sea el caso, e implementar la Convención Interamericana contra la Corrupción de 1996.

2. Cooperen para reforzar el Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción, a través de medidas prácticas que lo hagan más eficaz, incluyendo lo relativo a la necesidad de incrementar los recursos económicos y perfeccionar los recursos humanos y la aceleración del proceso de evaluación en la Primera Ronda.

3. Antes de la realización de la REMJA VI, cada Estado Miembro, con apego a su legislación nacional y a las normas internacionales aplicables, adoptará medidas legales internas que nieguen acogida a funcionarios corruptos, a quienes los corrompen y a sus bienes e intercambiarán información sobre las medidas que hayan adoptado.

4. Con apego a sus legislaciones nacionales y a las normas internacionales aplicables, revisen sus regímenes legales de extradición y suministro de asistencia judicial mutua en relación con delitos de corrupción, incluida su capacidad de disponer el decomiso o la confiscación de activos derivados de actividades criminales a pedido de otros paí­ses que tengan diferentes modalidades de realización del decomiso o confiscación, a fin de reforzarlos.

5. Adopten, conforme a los principios fundamentales de su legislación interna, las medidas legislativas y de otro género que sean necesarias para que sus autoridades competentes puedan devolver los bienes decomisados o confiscados al Estado requirente, en caso de apropiación fraudulenta de fondos públicos o lavado de fondos públicos que hayan sido objeto de apropiación fraudulenta.

6. Apoyen los trabajos de la reunión de los Estados Parte de la Convención Interamericana contra la Corrupción que tendrá lugar en Managua, Nicaragua, en julio de 2004, la cual deberá considerar "medidas concretas adicionales para aumentar la transparencia y combatir la corrupción".

VI. TRATA DE PERSONAS, ESPECIALMENTE MUJERES Y NIÑOS

Teniendo en cuenta que la trata de personas es un grave delito, que debe ser tipificado, prevenido y combatido, que sus víctimas se encuentran en una condición de vulnerabilidad lo cual exige una mayor atención internacional y la debida asistencia y protección, amparando sus derechos humanos y que para lograr estos fines se requiere de la cooperación integral por parte de todos los Estados.
Reconociendo que existe un importante conjunto de instrumentos internacionales para garantizar la protección de las mujeres, niños, niñas y adolescentes, como son la Convención sobre los Derechos Humanos del Niño, la Convención sobre todas las formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, la Convención No. 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil, el Protocolo Opcional de la Convención sobre los Derechos del Niño en relación con la venta de niños, la prostitución y la pornografía infantiles, la Convención Interamericana sobre el Tráfico Internacional de Menores y el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños.
Teniendo presente que el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, complementario de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, especifica las acciones que configuran el delito de trata de personas.
Decididos a superar los obstáculos en la lucha contra este delito transnacional.

La REMJA V recomienda:
1. Que los Estados Miembros que aún no lo hayan hecho firmen y ratifiquen, ratifiquen, o adhieran, según sea el caso, e implementen, a la brevedad posible, el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional.

2. Instar a los Estados Miembros a completar sus procesos internos para determinar si han de suscribir y ratificar:
a. El Protocolo contra el Tráfico Ilí­cito de Migrantes por Tierra, Mar y Aire, y
b. La Convención Interamericana sobre el Tráfico Internacional de Menores.

3. La realización de una Reunión de autoridades nacionales en esta materia, incluyendo la participación, entre otros, de la CIM, el IIN, las Naciones Unidas, la OIM y otros organismos internacionales relacionados, con el propósito de estudiar mecanismos de cooperación integral entre los Estados para asegurar la protección y asistencia a las víctimas, la prevención del delito y la persecución a sus autores. Asimismo, la reunión facilitará el intercambio de información y experiencias, el diálogo polí­tico y la cooperación entre los paí­ses de origen, tránsito y destino de la trata de personas, así­ como el establecimiento o mejoramiento de registros estadí­sticos en la materia.

4. Mantener el tema de la Trata de Personas como punto del temario en futuros debates de la REMJA.

VII. VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

La REMJA V:

1. Insta a los Estados Miembros a completar sus procesos internos para determinar si han de suscribir y ratificar la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belem do Pará).

2. Alienta a los Estados Parte de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belem do Pará) a analizar el modo más apropiado de crear un mecanismo de seguimiento de la Convención.

VIII. GENERO Y JUSTICIA

La REMJA V, habiendo escuchado la presentación de la CIM (Comisión Interamericana de Mujeres), toma nota de las recomendaciones sobre genero y justicia formuladas a la REMJA V por la Segunda Reunión de Ministras o Ministros o Autoridades al más alto nivel Responsables de las Políticas de las Mujeres en los Estados Miembros y las refiere a los Estados Miembros para mayor consideración.

IX. CENTRO DE ESTUDIOS DE JUSTICIA DE LAS AMÉRICAS (CEJA)

En cumplimiento de los mandatos de la Segunda y Tercera Cumbres de las Américas, de las resolución de la Asamblea General de la OEA AG/RES. 1 (XXVI-E/99) y de las conclusiones y recomendaciones de las REMJA II y III, que impulsaron la creación de un Centro de Estudios que contribuya al mejoramiento de las políticas de Justicia y al desarrollo institucional de los sistemas judiciales en la región.
Y habiendo oí­do el informe del Centro de Estudios de Justicia de las Américas, la REMJA-V decide:

1. Expresar su agradecimiento al Consejo Directivo y al Director Ejecutivo por la orientación e iniciativa que han puesto de manifiesto al guiar y elaborar los pasos iniciales del trabajo del Centro en la esfera de la justicia penal, y dar forma concreta a la visión de un centro regional de expertos en el sector de la justicia establecido por los Jefes de Estado y de Gobierno en Santiago de Chile.

2. Felicitar al Centro por la exitosa puesta en marcha de sitios y publicaciones en Internet que están siendo ampliamente consultados en la región, y por la elaboración de un importante estudio comparado de normas y prácticas de procedimiento penal en la región que contribuirán a mejorar el desempeño del sistema de justicia.

3. Expresar satisfacción por los esfuerzos realizados para hacer efectiva la participación de los Estados Miembros en programas y actividades del Centro, pese a la diversidad de intereses e instituciones que intervienen y la escasez de financiamiento.

4. Solicitar al Centro que, de conformidad con los objetivos establecidos en su Estatuto, incluya en sus planes de trabajo las conclusiones y recomendaciones de la REMJA. Para este fin, los Estados Miembros proveerán los recursos que sean necesarios.

5. Solicitar al Centro que organice un grupo o proceso de trabajo, incluyendo los Estados Miembros y otros donantes, a fin de elaborar, para que sea considerado por la REMJA VI, un plan de financiamiento del Centro de acuerdo con el mandato de la Tercera Cumbre de las Américas. Este proceso debe ser desarrollado sin perjuicio de las contribuciones voluntarias que con este objeto los Estados Miembros deban entregar, de acuerdo a lo establecido en el Estatuto del Centro, aprobado por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos.

6. Aprobar la renovación del mandato del Director Ejecutivo del Centro acordada por su Consejo Directivo, de acuerdo con su Estatuto, en sesión ordinaria celebrada el 5 de enero de 2004, en Santiago de Chile.

7. Solicitar al Centro que siga apoyando los esfuerzos que se realizan para fortalecer los sistemas de Justicia internos con miras al mejoramiento de los marcos nacionales en el Ámbito de la cooperación y asistencia judicial mutua en el Hemisferio.


X. PRÓXIMA REUNIÓN

La REMJA V recomienda que la Sexta Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas (REMJA VI) se realice en el año 2006 y que la Asamblea General de la OEA encargue al Consejo Permanente de la Organización de fijar la fecha y sede de la misma.



Cuarta Reunión

Puerto España, Trinidad y Tobago - 10 al 13 de Marzo de 2002

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Al finalizar los debates sobre los diferentes puntos comprendidos en su agenda, la Cuarta Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas, convocada en el marco de la OEA, mediante la resolución AG/RES.1781 (XXXI-O/01), adoptó las siguientes recomendaciones [11] para ser elevadas, a través del Consejo Permanente de la OEA al trigésimo segundo período ordinario de sesiones de la Asamblea General:

I. COOPERACIÓN JURÍDICA Y JUDICIAL EN LA LUCHA CONTRA LA DELINCUENCIA TRANSNACIONAL ORGANIZADA Y EL TERRORISMO
El daño que infringen y la amenaza que representan las diversas manifestaciones de la criminalidad transnacional organizada y el terrorismo, tanto para nuestras democracias como para el desarrollo económico y social de nuestros Estados, hacen necesario y urgente fortalecer y perfeccionar la cooperación jurídica y judicial mutua a nivel hemisférico.

En este sentido, la REMJA-IV acuerda iniciar un proceso tendiente a la adopción de un Plan de Acción hemisférico en materia de cooperación jurídica y judicial mutua, para combatir conjuntamente las diversas expresiones de la delincuencia transnacional organizada y el terrorismo, de acuerdo con el compromiso adoptado por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Tercera Cumbre de las Américas.
Con este propósito, la REMJA-IV recomienda:

1. Que los Estados que aún no lo han hecho, a la mayor brevedad, tomen las medidas que sean necesarias con los siguientes fines:
a) Firmar y ratificar, ratificar, o adherir a, según sea el caso, los tratados interamericanos de cooperación jurídica y judicial en materia penal, incluyendo las Convenciones Interamericanas contra la Fabricación y el Trafico Ilícitos de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Otros Materiales relacionados; sobre Asistencia Mutua en Materia Penal; Extradición; y contra la Corrupción.
b) Firmar y ratificar, ratificar, o adherir a, según sea el caso, la Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Transnacional Organizada y sus Protocolos. c) Establecer las medidas internas necesarias para la efectiva aplicación de los instrumentos internacionales antes mencionados.
d) Designar sus respectivas autoridades centrales en los tratados interamericanos de cooperación jurídica y judicial en materia penal. e) Responder al cuestionario elaborado por la Secretaría General de la OEA en relación con los tratados interamericanos de cooperación jurídica y judicial en materia penal.

2. Que los Estados continúen participando en forma activa en las labores del Comité Interamericano contra el Terrorismo (CICTE) y en el proceso de negociación de una Convención Interamericana en este campo, prestando especial atención a la necesidad de fortalecer los mecanismos de cooperación hemisférica y considerando los vínculos entre la delincuencia transnacional organizada y el terrorismo.

3. Que la Secretaría General de la OEA, con base en la información que le suministren los Estados, concluya los estudios sobre los obstáculos que ellos tienen tanto para firmar, ratificar, adherir y aplicar los tratados interamericanos de cooperación jurídica y judicial en materia penal, así como para hacer más eficaz, ágil, oportuna y eficiente la asistencia judicial mutua en el combate contra las diversas modalidades de delincuencia transnacional organizada.

4. Que, en el marco de las labores del Grupo Especial del Consejo Permanente de la OEA encargado de dar cumplimiento a las recomendaciones de las REMJA, se convoque, lo antes posible, a un grupo de expertos gubernamentales en el área de cooperación jurídica y judicial mutua en materia penal, incluidas las autoridades centrales en los tratados interamericanos de cooperación jurídica y judicial en este campo, con el mandato de adoptar una propuesta de Plan de Acción hemisférico para consolidar y perfeccionar la cooperación jurídica y judicial mutua en el combate contra las diversas manifestaciones de la delincuencia transnacional organizada y el terrorismo. Dicha propuesta será sometida a consideración de la REMJA V para su consideración y aprobación.

Para la elaboración de la propuesta de Plan de Acción se deberá tener en cuenta, entre otros, los siguientes elementos:

a) Que la propuesta tenga un carácter integral y se refiera a todos los aspectos necesarios para consolidar y perfeccionar la cooperación jurídica y judicial mutua en el combate contra las diversas modalidades de criminalidad transnacional organizada y el terrorismo, precisar las medidas que se deben promover o adoptar en cada caso y definir metas en relación con ellas que permitan el seguimiento periódico de los progresos realizados en el cumplimiento de las mismas.
b) Los avances dados en este campo y las acciones que se han emprendido en el proceso de las REMJA, y aquellos que se han dado o se están promoviendo en relación con algunas áreas específicas en el marco de otros órganos o escenarios de encuentro intergubernamental a nivel hemisférico como el CICTE, el Comité Consultivo de la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros materiales relacionados (CIFTA); y el Mecanismo de Seguimiento de la Convención Interamericana contra la Corrupción.
c) Los progresos dados en esta materia tanto en el marco de las Naciones Unidas como de organismos de carácter subregional, tales como las reuniones de la CARICOM de consulta ministerial sobre la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Transnacional Organizada y sus Protocolos, y de alto nivel sobre el problema de las drogas y la criminalidad, ambas celebradas en Puerto España a finales del año 2001.
d) La necesidad y conveniencia de avanzar en el perfeccionamiento de la red de intercambio de información para la asistencia judicial mutua en materia penal, como parte fundamental de una estrategia de cooperación hemisférica en este campo.
e) La importancia de incorporar como parte del Plan de Acción programas de apoyo técnico y financiero, capacitación, intercambio de experiencias y otras formas de cooperación que permitan la plena participación de todos los Estados.
f) La importancia de considerar los alcances sociales de la justicia con el propósito de fortalecer y hacer más efectiva la cooperación jurídica y judicial mutua.
g) La conveniencia de mejorar los mecanismos de extradición en el Hemisferio, incluyendo la consideración de adoptar la extradición temporal, cuando ello proceda de acuerdo con la legislación nacional, con el fin de evitar la impunidad.
h) La conveniencia de adoptar las medidas legislativas de carácter interno necesarias para hacer posible el aseguramiento de bienes y la devolución de fondos obtenidos ilegalmente como resultado de la corrupción, así como de fortalecer los mecanismos de comunicación entre la OEA y la ONU respecto al tema, a fin de evitar la duplicación de esfuerzos.

5. Solicitar a la Secretaría General de la OEA organice un programa de cooperación para promover la ratificación e implementación de la Convención Interamericana Contra la Corrupción en los Estados del Caribe que aún no lo han hecho.

II. RED DE INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN PARA LA ASISTENCIA JUDICIAL MUTUA EN MATERIA PENAL

Teniendo en cuenta la utilidad e importancia de la red para la asistencia judicial mutua a nivel hemisférico, así como los mandatos de la Tercera Cumbre de las Américas y la resolución AG/RES. 1781 (XXXI-O/01) de la Asamblea General de la OEA, la REMJA-IV recomienda:
1. Que el Grupo de Trabajo, integrado por Argentina, Bahamas, Canadá y El Salvador, con el apoyo de la Secretaría General de la OEA, continúe sus actividades con el fin de que dicha red se extienda a todos los Estados de las Américas.
2. Que en la red se incorpore, gradualmente, información útil con respecto a otras áreas relacionadas con la asistencia judicial mutua en materia penal.
3. Que se continué considerando la idea de crear una red privada y segura para el uso de expertos de los Estados Americanos.
4. Que se realice una reunión de autoridades centrales y otros expertos en materia de asistencia judicial mutua con los siguientes objetivos: a) Considerar distintas alternativas útiles para extender la red de intercambio de información. b) Analizar los desafíos que todos los Estados Miembros de la OEA tienen que enfrentar en materia de asistencia judicial mutua y proponer las correspondientes soluciones.
5. Que se acepte el ofrecimiento realizado por el Gobierno de Canadá para auspiciar la reunión de autoridades centrales y otros expertos a que se refiere el párrafo anterior.

III. MEJORAMIENTO DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

En relación con las áreas consideradas en esta reunión en cuanto al perfeccionamiento de la administración de justicia, la REMJA-IV recomienda: 1. Que se cree un registro de medios alternativos de resolución de conflictos a nivel interamericano, que se refiera a los servicios que prestan los centros, gubernamentales y no gubernamentales, así como a programas relacionados con el tema en el Hemisferio. 2. Que el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA) concentre la información del registro referido y divulgue los medios alternativos de resolución de conflictos que se utilizan en diferentes países, para impulsar la adopción de esos mecanismos en las legislaciones nacionales. 3. Que, en el marco de la OEA, se convoque a una reunión de autoridades responsables de las políticas penitencias y carcelarias de los Estados Miembros de la OEA, entre otros, con el fin de promover el intercambio de información y de experiencias entre ellas, en relación con la formulación, desarrollo y evaluación de las políticas públicas en este campo, incluyendo la propuesta de crear una red permanente de intercambio de información en este campo a través de Internet.

IV. DELITO CIBERNÉTICO
La REMJA-IV recomienda:
1. Que los Estados respondan al cuestionario elaborado por la Secretaría General de la OEA con el fin de evaluar los avances y de implementar, lo antes posible, las recomendaciones, formuladas en relación con el combate contra el delito cibernético por la REMJA-III.
2. Que, en el marco de las labores del Grupo de Trabajo de la OEA encargado de dar cumplimiento a las recomendaciones de las REMJA, se convoque de nuevo al Grupo de Expertos Gubernamentales en materia de Delito Cibernético, con el siguiente mandato: a) Dar seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones formuladas por dicho Grupo y adoptadas por la REMJA III, y b) Considerar la elaboración de los instrumentos jurídicos interamericanos pertinentes y de legislación modelo con el fin de fortalecer la cooperación hemisférica en el combate contra el delito cibernético, considerando normas relativas a la privacidad, la protección de la información, los aspectos procesales y la prevención del delito.



Tercera Reunión

San José- 1 al 3 de Marzo de 2000

1. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Al finalizar los debates sobre los diferentes puntos comprendidos en su agenda, la Tercera Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas, convocada en el marco de la OEA, mediante la resolución AG/RES. 1615 (XXIX-O/99), adoptó las siguientes conclusiones y recomendaciones, para ser elevadas, a través del Consejo Permanente de la OEA al trigésimo perí­odo ordinario de sesiones de la Asamblea General.

1. Delito cibernético

La III REMJA, tomando en cuenta las recomendaciones del Grupo de Expertos Gubernamentales sobre Delito Cibernético, reunido en la sede de la OEA en mayo y en octubre de 1999, exhorta a los Estados Miembros de la OEA a que:

i. Establezcan una entidad o entidades públicas con la autoridad y función especí­fica para llevar adelante la investigación y persecución del delito cibernético.
ii. Emprendan las acciones necesarias para implementar legislación sobre delito cibernético, si aún no cuentan con la misma.
iii. Realicen todos los esfuerzos necesarios para armonizar sus legislaciones en materia de delito cibernético, a fin de facilitar la cooperación internacional para la prevención y combate de estas actividades ilí­citas.
iv. Identifiquen sus necesidades de capacitación en materia de delito cibernético, propiciando esquemas de cooperación bilateral, regional y multilateral en este campo.
v. Consideren la posibilidad de sumarse a mecanismos de cooperación o intercambio de información ya existentes, tales como el "Grupo de contacto de 24 horas/7 dí­as" a fin de iniciar o recibir información.
vi. Tomen medidas para sensibilizar al público, incluyendo a los usuarios del sistema educativo, del sistema legal y administración de justicia sobre la necesidad de prevenir y combatir el delito cibernético.
vii. Consideren diversas medidas, incluyendo el establecimiento de un Fondo Especí­fico Voluntario, para apoyar el desarrollo de la cooperación en el hemisferio sobre la materia.
viii. Promuevan, en el marco de la OEA, el intercambio de información en materia de delito cibernético y la difusión de información sobre las actividades desarrolladas en esta materia, incluyendo la página Web de la OEA.
ix. Den seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones del Grupo de Expertos Gubernamentales en el marco de la OEA, tomando en cuenta la necesidad de desarrollar lineamientos para orientar los esfuerzos nacionales en materia de delito cibernético a través de, por ejemplo, la elaboración de legislación modelo u otros instrumentos jurí­dicos pertinentes y el diseño de programas de capacitación.


2. Extradición y cooperación jurí­dica mutua

La III REMJA expresa su beneplácito por los avances alcanzados en el cumplimiento de las recomendaciones emanadas de la II REMJA, en particular, en lo relativo a la presentación de información sobre puntos de contacto, lista de requisitos para la extradición, formularios tipo para solicitar la asistencia jurí­dica mutua y glosarios de términos legales.

En ese sentido:

i. Exhorta a los Estados Miembros de la OEA que aún no lo hayan hecho a presentar la información solicitada a la brevedad posible a fin de contar con los elementos necesarios que permitan conocer de manera integral la situación hemisférica sobre la materia.
ii. Invita a la OEA a difundir dicha información a través de su página de internet.
iii. Exhorta a los Estados Miembros de la OEA a proporcionar, en adición a la información ya presentada, elementos sobre la forma en que solicitudes de extradición son procesadas por sus poderes ejecutivo y judicial.
iv. Subraya la necesidad de promover la concientización de los poderes legislativo y judicial sobre su responsabilidad en materia de extradición.
v. Decide establecer, para fortalecer la cooperación en este campo y la confianza mutua, una red de intercambio de información integrada por las autoridades competentes con el mandato de elaborar recomendaciones concretas en materia de extradición y asistencia jurí­dica mutua para ser consideradas por dichas autoridades en forma previa al plenario de la IV REMJA. Dicha red, integrada con la información de los diferentes sistemas jurí­dicos del hemisferio, deberá apoyarse en la medida de lo posible en los medios electrónicos de comunicación, en particular la internet.
vi. Exhorta a los Estados Miembros de la OEA que aún no lo hayan hecho a que consideren la posibilidad de ratificar o adherirse a las convenciones interamericanas sobre cooperación jurí­dica y judicial.


3. Polí­tica carcelaria y penitenciaria: la salud integral en las cárceles

Teniendo en cuenta la importancia del tema de la salud integral en las cárceles, la III REMJA:
i. Invita a los Estados Miembros de la OEA a buscar los mecanismos que permitan reducir los índices de sobrepoblación carcelaria, utilizando entre otros medios, las medidas alternativas al encierro carcelario.
ii. Exhorta a los Gobiernos a intercambiar las experiencias desarrolladas en sus sistemas penitenciarios en materia de salud integral de la población privada o anteriormente privada de la libertad para prevenir el contagio del VIH/SIDA, las ITS, las adicciones y la violencia intracarcelaria.
iii. Invita a los Estados Miembros de la OEA a que promuevan el desarrollo de proyectos de cooperación para la capacitación de personal, con el apoyo de organismos internacionales y nacionales "gubernamentales o no gubernamentales" vinculados con la materia.
iv. Solicita a los Estados Miembros de la OEA a que, con el asesoramiento de los expertos en la materia, dé seguimiento al tema de la salud integral en las cárceles con miras a identificar problemas comunes y promover la cooperación, el intercambio de información y de experiencias
v. Invita a los Estados Miembros de la OEA con experiencia en la materia a intercambiar información sobre la participación de empresas privadas en la construcción y/o operación de centros penitenciarios, con miras a explorar nuevas alternativas encaminadas a mejorar los sistemas penitenciarios.


4. Acceso a la Justicia: Resolución alternativa de conflictos y otros mecanismos

Con el ánimo de mejorar los sistemas de administración de justicia, la III REMJA:

i. Reitera su compromiso con el mejoramiento del acceso a la justicia de los habitantes de los Estados Miembros de la OEA a través de la promoción y el uso de métodos alternativos de solución de conflictos, para proveer canales judiciales y extrajudiciales ágiles y expeditos que contribuyan al desarrollo democrático.
ii. Exhorta a los Estados Miembros de la OEA con experiencia en la materia a ofrecer cooperación en el desarrollo y promoción de estos mecanismos alternos.
iii. Recomienda que, como parte de las labores de cooperación jurí­dica que desarrolla la Secretarí­a General de la OEA, se promueva el desarrollo y ejecución de programas de cooperación tendientes a fomentar el uso de los métodos alternos de solución de controversias, en coordinación con entidades que trabajan en este campo en los paí­ses de las Américas.
iv. Exhorta a los Estados Miembros de la OEA a promover, de conformidad con sus respectivas legislaciones, la inclusión en programas de educación de elementos que fomenten la utilización del diálogo, la negociación, la mediación y otros mecanismos idóneos para el tratamiento de conflictos orientados a fortalecer la convivencia armónica y el desarrollo de una cultura de paz y de derechos humanos.
v. Decide dar seguimiento al tema de la resolución alternativa de conflictos en el marco de la OEA, a fin de seguir fomentando el intercambio de experiencias y la cooperación entre los Estados Miembros de la OEA.


5. Centro de Estudios de Justicia de las Américas
La III REMJA,

i. Expresa su beneplácito por el establecimiento del Centro de Estudios de Justicia de las Américas; la adopción de su Estatuto; y la integración de su Consejo Directivo por la Asamblea General de la OEA, en cumplimiento de los mandatos de la II Cumbre de las Américas.
ii. Toma nota de las recomendaciones contenidas en el Informe de la Primera Reunión del Consejo Directivo, celebrada en Washington el 24 y 25 de febrero de 2000.
iii. Decide que la sede del Centro de Estudios de Justicia de las Américas sea establecida en Santiago de Chile, de conformidad con las facultades asignadas a la REMJA en el Estatuto del Centro, y tomando en cuenta la recomendación del Consejo Directivo. La III REMJA agradece los ofrecimientos de sede presentados por los gobiernos de Argentina, Perú, República Dominicana y Uruguay y los invita a aportar su experiencia y capacidad técnica para apoyar los trabajos que se encomienden al Centro. La III REMJA reconoce el papel que instituciones tales como la propuesta por el Gobierno de la República Argentina y otros Gobiernos pueden desempeñar en ese sentido.
iv. Exhorta a los Estados Miembros y Observadores Permanentes de la OEA a contribuir con fondos voluntarios para financiar las actividades del Centro, conforme a lo establecido en el artí­culo 17 del Estatuto del Centro de Estudios de Justicia de las Américas.
v. Alienta al Consejo Directivo a avanzar en la elaboración de su Reglamento; en la pronta celebración del acuerdo de sede con el Gobierno de Chile; en el desarrollo del proyecto de programa de trabajo del Centro; y en la selección de su Director(a) Ejecutivo(a).
vi. Solicita a la Asamblea General de la OEA que proceda a la aprobación de la designación del Director(a) Ejecutivo(a) del Centro que proponga su Consejo Directivo, de acuerdo con el artí­culo 6 del Estatuto del Centro, a fin de asegurar el inicio de sus actividades a la brevedad posible.
vii. Invita al Consejo Directivo a tomar debidamente en cuenta las conclusiones y recomendaciones de la III REMJA en el desarrollo de su programa de trabajo y en las actividades del Centro, de conformidad con lo establecido en el artí­culo 12 de su Estatuto.

6. Estas conclusiones y recomendaciones están dirigidas, según corresponda, a los Estados Miembros de la OEA, Organos polí­ticos y consultivos de la OEA, la Secretarí­a General de la OEA y entidades interamericanas.





Segunda Reunión

Lima Perú- 1 al 3 de Marzo de 1999

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES


Acceso a la justicia

A. Continuar con el intercambio de experiencias sobre las medidas e iniciativas adoptadas a nivel interno, así como de los avances logrados y obstáculos encontrados por parte de los Estados miembros de la OEA en relación al acceso a la justicia en sus respectivos países; el perfeccionamiento de los esquemas nacionales de defensa y asistencia legal y judicial; la protección jurídica de la infancia y la juventud; y la incorporación de medios alternativos de resolución de conflictos en sus sistemas de justicia.

B. Para tales efectos se identificarán claramente los mecanismos de cooperación aplicables en estas áreas, y se emprenderán, entre otras, las siguientes acciones: recopilación de legislación vigente en estas materias, con el fin de crear un banco de datos; realización de estudios comparativos; y elaboración de un listado de países e instituciones que estén en condiciones de brindar cooperación internacional en estas áreas.

Formación de jueces, fiscales y funcionarios judiciales

A. Centro de Estudios de Justicia de las Américas

Con miras al establecimiento del Centro de Estudios de Justicia previsto en el Plan de Acción de la Segunda Cumbre de las Américas; y, Teniendo en cuenta los diferentes sistemas jurídicos vigentes en el hemisferio, decidió:

1. Que los objetivos del Centro serán facilitar:
a. el perfeccionamiento de los recursos humanos;
b. el intercambio de información y otras formas de cooperación técnica;
c. el apoyo a los procesos de reforma y modernización de los sistemas de justicia en la región.

2. El establecimiento de un grupo de expertos gubernamentales abierto a la participación de todas las delegaciones con la finalidad de:
a. elaborar un proyecto de estatuto;
b. elaborar un plan de trabajo;
c. identificar las entidades públicas y/o privadas vinculadas con la temática;
d. establecer los vínculos correspondientes con organizaciones internacionales a fin de obtener los soportes técnicos necesarios para la operatividad del Centro.

3. Que el plan de trabajo del Centro estará orientado en una primera etapa, a desarrollar los temas vinculados a la justicia penal.

4. Que el grupo de expertos deberá concluir sus trabajos antes del 21 de septiembre de 1999.

5. Solicitar a la OEA el apoyo necesario para que el grupo de expertos pueda desarrollar sus trabajos.

B. Cursos, talleres y seminarios regionales
Continuar, con la colaboración de la Secretaría General de la OEA, organizando cursos, talleres y seminarios regionales o subregionales de capacitación y actualización del conocimiento jurídico de los funcionarios encargados del sistema de justicia en los Estados miembros de la OEA, en colaboración con instituciones internacionales o nacionales, gubernamentales o no gubernamentales pertinentes.


Fortalecimiento y desarrollo de la cooperación interamericana

A. Fortalecer y desarrollar la cooperación internacional en áreas de especial preocupación tales como la lucha contra el terrorismo, el combate contra la corrupción, el lavado de dinero, el narcotráfico, el fraude documentario, el tráfico ilícito de armas, el crimen organizado y la delincuencia transnacional.

B. Delito cibernético
En vista de la importancia y la dificultad de las cuestiones que plantea el delito cibernético y la difusión y magnitud potencial de los problemas que presenta para nuestros países, recomendó el establecimiento de un grupo de expertos gubernamentales en el marco de la OEA con el siguiente mandato:
1. Hacer un diagnóstico de la actividad delictiva vinculada a las computadoras y la información, o que utiliza las computadoras como medio para cometer un delito;

2. hacer un diagnóstico de la legislación, las políticas y las prácticas nacionales con respecto a dicha actividad;

3. identificar las entidades nacionales e internacionales que tienen experiencia en la materia; e

4. identificar mecanismos de cooperación dentro del sistema interamericano para combatir el delito cibernético.

El grupo de expertos gubernamentales deberá presentar un informe a la Tercera Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas.

C. Continuar trabajando de manera efectiva y ágil en el fortalecimiento de la asistencia legal y judicial entre los Estados miembros de la OEA, particularmente en lo que se refiere a las extradiciones, a la solicitud de entrega de documentos y otros medios de prueba y a los canales de comunicación entre las Autoridades Centrales.

D. Evaluar, la aplicación de las convenciones interamericanas en vigor en materia de cooperación legal y judicial a fin de identificar medidas para su efectiva aplicación o, en su caso, determinar la necesidad de adecuar el marco jurídico existente en el hemisferio.

E. Exhortar a los Estados miembros de la OEA que son partes de las convenciones en materia de cooperación legal y judicial que, en los casos en que aún no lo hayan hecho, designen Autoridades Centrales para asegurar la efectiva aplicación de estos tratados.

F. Recomendar a la OEA que convoque oportunamente una reunión de Autoridades Centrales con el fin de fortalecer la cooperación entre las mismas en el marco de las diversas convenciones en materia de cooperación legal y judicial.

G. Extradición, decomiso de activos y asistencia jurídica mutua
Reconociendo la necesidad de fortalecer y facilitar la cooperación legal y judicial en las Américas en lo que respecta a la extradición, el decomiso de activos y la asistencia jurídica mutua, y a fin de intensificar la acción individual e internacional contra el crimen organizado y la actividad delictiva internacional mediante una mejor comunicación y entendimiento entre los gobiernos, nos comprometemos a intercambiar información a través de la OEA sobre las siguientes cuestiones a fin de abordarlas en la Tercera

Reunión de Ministros:
1. Listas de requisitos ("checklists") para la extradición, glosarios de términos jurídicos de uso común e instrumentos similares de orientación y explicación simplificada sobre extradición y procedimientos conexos;

2. formularios modelo de solicitudes intergubernamentales de asistencia jurídica mutua;

3. materiales didácticos sobre los mejores métodos de obtener asistencia bilateral e internacional en materia de decomiso de activos.

A fin de facilitar esta labor, se iniciará de inmediato la compilación de una lista de puntos de referencia para fines de información en materia de extradición, asistencia jurídica mutua y decomisos de activos.

Política carcelaria y penitenciaria

Reiterar la necesidad de promover en el marco de la OEA el intercambio de experiencias nacionales y la cooperación técnica en materia de política carcelaria y penitenciaria

Sede para la Tercera y Cuarta Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas

A. Aceptar y agradecer el ofrecimiento del Gobierno de Costa Rica como sede de la Tercera Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas, y encargar la elaboración de la agenda de dicha reunión en el marco de la OEA.

B. Aceptar y agradecer el ofrecimiento del Gobierno de Trinidad y Tobago como sede de la Cuarta Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas, y encargar la elaboración de la agenda de dicha reunión en el marco de la OEA.





Primera Reunión

Buenos Aires - 1 al 3 de Diciembre de 1997

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Al finalizar los debates sobre los diferentes puntos comprendidos en su agenda, la Primera Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas llegó a las siguientes conclusiones y recomendaciones:

CONCLUSIONES

1. Un sistema jurí­dico que garantice los derechos y obligaciones de las personas, facilite un adecuado acceso a la justicia y otorgue la debida seguridad a la sociedad, es un elemento esencial para consolidar la vigencia del Estado de Derecho y para permitir un desarrollo social y económico como fórmula efectiva de la integración de nuestros pueblos.

2. El fortalecimiento del sistema jurí­dico requiere de normas que preserven la independencia del poder judicial, el continuo perfeccionamiento de sus instituciones para la eficaz aplicación de las reglas de derecho, así­ como de la formación y permanente actualización de magistrados, jueces, fiscales o procuradores y demí¡s funcionarios vinculados con el sistema de justicia y de los abogados.

3. Las amenazas que enfrentan nuestras sociedades, tales como la delincuencia organizada, la corrupción, el narcotrí¡fico, el terrorismo, el lavado de activos, el tráfico de niños y el deterioro del medio ambiente sólo pueden ser combatidos mediante el perfeccionamiento de los sistemas nacionales de justicia y el robustecimiento de las diversas formas de cooperación internacional en estos campos.

4. El valioso patrimonio jurí­dico interamericano que emana de los numerosos tratados elaborados en el marco de la Organización de los Estados Americanos, requiere impulsar su efectiva aplicación a través de una ágil ratificación de las convenciones suscritas y de una adecuada difusión de sus textos y de la práctica de los Estados.

5. La cooperación legal internacional es esencial para el desarrollo de los sistemas de justicia en los paí­ses miembros de la OEA. En consecuencia, de conformidad con la legislación de cada paí­s, es necesario trabajar, entre otras acciones, en la promoción de la Asistencia Jurí­dica Mutua, efectiva y ágil, particularmente en lo que se refiere a las extradiciones, en la solicitud de entrega de documentos y otros medios de prueba, en el establecimiento de canales seguros y rí¡pidos de comunicación como los de Interpol, así­ como en el fortalecimiento del papel de las Autoridades Centrales.

6. Uno de los mayores retos que enfrentan nuestras sociedades es el de lograr sistemas penitenciarios y carcelarios que, en condiciones adecuadas, permitan la rehabilitación y reinserción plena a la sociedad de aquellos que hayan sido sancionados por los tribunales de justicia.

RECOMENDACIONES

A la luz de las conclusiones anteriores y a fin de continuar el proceso iniciado a partir de esta reunión, recomendamos:

1. Continuar el proceso de fortalecimiento de los sistemas jurí­dicos de las Américas, con el fin de asegurar el pleno acceso de las personas a la justicia, garantizar la independencia de los jueces y la eficacia de los procuradores o fiscales y promover el establecimiento de sistemas de responsabilidad y de transparencia y la modernización de las instituciones.

2. Abordar los procesos de modernización de la justicia desde ópticas multidisciplinarias no relegí¡ndolos sólo a aspectos meramente normativos. En este sentido deben incorporarse materias tales como: aní¡lisis organizacionales, sistemas de gestión, rentabilidad social, estudios económicos y estadí­sticos.

3. Propiciar la incorporación de métodos alternativos de resolución de conflictos en los sistemas nacionales de administración de justicia.

4. Proseguir con el perfeccionamiento de los instrumentos jurí­dicos interamericanos de cooperación en materia legal, para lo cual es necesario que cada Estado evalúe la aplicación efectiva de los actuales instrumentos, aplique medidas para su mayor difusión, y promueva la formulación de otros instrumentos que fueren necesarios para hacer frente a las nuevas necesidades.
Solicitar a la Secretarí­a General de la OEA un estudio sobre los obstáculos para la aplicación efectiva de los tratados de cooperación jurí­dica y judicial, basado en los informes suministrados por los Estados sobre dichos obstáculos.

5. Promover en el marco de la OEA, el intercambio de experiencias nacionales y la cooperación técnica en materia de polí­tica carcelaria y penitenciaria.

6. Promover el intercambio de experiencias y cooperación técnica en materia relativas a los sistemas de enjuiciamiento penal, acceso a la justicia y administración judicial.

7. Reforzar la lucha contra la corrupción, el crimen organizado y la delincuencia transnacional y, de resultar necesario, adoptar nueva legislación, procedimientos y mecanismos para continuar combatiendo estos flagelos.

8. Saludar la realización en el mes de abril de 1998 de una nueva Cumbre de las Américas, en Santiago de Chile, y la incorporación del tema relativo al fortalecimiento del sistema judicial y administración de justicia como tópico especialmente relevante.

9. Generar una instancia de análisis de expertos gubernamentales, con el apoyo de la OEA, en Santiago de Chile, antes del 28 de febrero de 1998, sobre los temas fundamentales del Sector Justicia con el objeto de incorporar este análisis en la Cumbre de las Américas.

10. Apoyar que, en el marco de la OEA, se celebren periódicamente Reuniones de Ministros de Justicia o Ministros o Procuradores Generales de las Américas, con el apoyo técnico de la Secretarí­a General de la Organización.

11. Aceptar y agradecer el ofrecimiento del Gobierno de la República del Perú como sede de la II Reunión de Ministros de Justicia de las Américas, a realizarse en el segundo semestre de 1998, y acordaron que la agenda de dicha reunión, focalizada en los temas que se estimen prioritarios, se prepararí¡ en el marco de la OEA.

12. Solicitar a la OEA que disponga los recursos financieros necesarios a fin de permitir la realización de las distintas recomendaciones emanadas de esta Primera Reunión de Ministros de Justicia o de Ministros o Procuradores Generales de las Américas.



Idioma

Inicio

Acerca de CEJA

Áreas de Trabajo

Capacitación

Nueva Biblioteca Virtual

Sitio Anterior

Contáctenos

  • Register